“De lo malo se puede sacar algo bueno”: autor de la canción de la UNAH durante la pandemia

El profesor Teddy Soto, es una persona amante de la música y de su familia.

Detrás de la famosa y hermosa canción “Nos volveremos a encontrar”, que se ha convertido en la melodía preferida de estudiantes, personal administrativo de la Máxima Casa de Estudios durante el tiempo de confinamiento y distanciamiento social como medidas de prevención ante el coronavirus, se encuentra la delgada y armoniosa voz de Teddy Soto, quien actualmente se desempeña como docente universitario del Departamento de Medicina de Rehabilitación, como profesor de la Carrera de Terapia Funcional.

“Nos volveremos a encontrar” es una  pieza musical cuya letra y música evocan sentimientos de tranquilidad, esperanza y la certeza de que la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) volverá a lucir llena de sus hijos e hijas: estudiantes, docentes y personal administrativo y de servicio, quienes día se esmeran por engrandecer la nación.

 “No son tiempos malos, pero hay algunas complicaciones. De lo malo se puede sacar algo bueno y mejores experiencias. Estos son tiempos para reflexionar y retomar proyectos”, expresó Soto en relación a la canción.

La melodía, que se ha dado a conocer recientemente a través de los canales institucionales, a la fecha tiene más de 50 mil personas alcanzadas, más de 13,000 reproducciones de video de 3 segundos, más de 4,000 interacciones, de las cuales 1,298 son reacciones; 57 comentarios, 213 veces compartida, 15 visualizaciones de la foto, 2 clics en el enlace, 192 clics para reproducir y 2,324 clics de otro tipo al cierre de la edición  de hoy a las 7:17 PM.

Teodoro Manuel Soto Caballero, más conocido en el mundo de la docencia y la música como Teddy Soto, es un panameño de nacimiento, pero hijo de Honduras desde hace muchos años, durante los cuales ha desarrollado su vida profesional en el área de las ciencias de la salud y en el canto y la creación artística.

Soto relató que la idea de la canción surge cuando el doctor Nery Madrid, su jefe en ese entonces (ahora ese cargo lo ocupa la doctora Waldina Urrutia), y quien desde hace mucho conocía el talento musical de Soto, le pidió que compusiera algo. “El doctor me decía: 'hay que hacer algo, Teddy, hay que componer algo'”, comentó Soto. “Y bueno, en algún momento preparábamos un canto para alguna ocasión o celebración especial del departamento”, indicó.

A raíz de esa experiencia y en medio de esta situación, la licenciada Ethel Maldonado le mencionó a Teddy que otras carreras estaban haciendo algunos materiales para redes sociales.

“Entonces me senté en casa y dije: 'bueno, es el momento de escribir', y pues Dios me iluminó y me imaginé el ambiente universitario que ahora no se está realizando de la manera que usualmente se da (es decir presencialmente)”, puntualizó.

Originalmente la canción era una composición para el Departamento de Rehabilitación, por eso la versión original experimentó algunos cambios para adecuarse más al ambiente universitario global.

“Estoy agradecido con Dios por la trascendencia que la canción ha tenido, no solo por mí, sino por el departamento, la carrera y por toda la Universidad. Eso me emocionó mucho”, sintetizó.

“No son tiempos malos, son para reflexionar, tiempo para retomar fuerzas y ser mejores… nos volveremos a encontrar, nos volveremos a abrazar, uniremos nuestras manos, volveremos a aprender, a servir y a enseñar en la recuperación por Honduras…”, menciona parte de la letra de la hermosa interpretación que invita a reflexionar y pensar positivamente en el día en que finalmente todos nos volveremos a encontrar", tal cual reza el título de la canción.

“La canción tiene que ver con la situación que estamos pasando, en la cual todos nos hemos visto afectados. Nos distanciamos con el deseo de volver a estar juntos, con el deseo de volver a abrazarnos y compartir, y buscar la manera de que las cosas sean mejores. Ese es el mensaje que busca transmitir la canción, que aunque estemos distanciados, podemos sentirnos cerca. La pieza musical está disponible a través de las  redes sociales”, destacó Soto.

Sobre Teddy Soto

Soto se define como una persona pacífica, amigable, servicial, que disfruta mucho compartir con la familia y amigos, además de brindar su apoyo a quien lo solicite. Él cuenta que desde pequeño ha tenido la vena artística, la cual sus padres se encargaron de nutrir y alimentar en él y en sus hermanos.

“Desde que estaba pequeño, mis padres me ponían a participar en la iglesia y mis hermanos y yo estuvimos durante la primaria y secundaria en las bandas marciales, y así más adelante me fue quedando ese gusto por el canto; Gracias a Dios, he estado en escenarios a nivel centroamericano, del Caribe y en Estados Unidos. Él me envió un aporte, más que aparte de poder cantar, pudiera componer música propia y para otros artistas".

En cuanto a su experiencia docente, él considera que ha sido muy buena. “Creo que siempre sentí que no nací para  ser docente, sino para trabajar en el área de Ciencias de la Salud, y pues específicamente en el área de terapia física funcional, pero me gusta esta experiencia”, destacó.

Hace más de 20 años que el doctor Madrid visitó a Soto para pedirle que participara en el proyecto de la Carrera de Terapia Funcional en la UNAH. “Yo nunca creí que un día tendría un cargo como docente, pero gracias a Dios, a través de los años y con el avance de la tecnología, fui aprendiendo y profesionalizándome más en el campo de la docencia y la terapia física. Me siento bendecido de ser docente”, afirmó.

Al finalizar la entrevista, Teddy refirió: “Pronto estaremos nuevamente frente a frente, cara a cara, para poder seguir haciendo nuestro trabajo de la mejor manera. ¡Que estén bien!".

 

Noticias relacionadas:

Comentarios