Institutos Nacionales de Salud de EE UU actualizan información sobre la ivermectina para tratar el COVID-19

NIH determinó que actualmente no existe información suficiente para recomendar o no el uso de la ivermectina como tratamiento contra el COVID-19.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), la agencia primaria de los Estados Unidos (EE UU) responsables de la investigación en salud pública y biomédica, en su última actualización este día, determinó que actualmente no existe información suficiente para recomendar o no el uso de la ivermectina como tratamiento contra el COVID-19.

Bajo la Declaración del Panel de las Guías de Tratamiento del COVID-19 sobre el uso de la ivermectina, se compartieron algunos efectos antivirales y antiinflamatorios de este medicamento y la información faltante y limitaciones de algunos estudios utilizando la ivermectina para tratar a pacientes con COVID-19.

“Resultados de estudios clínicos adecuados, bien diseñados y conducidos son necesitados para proveer guías más específicas y basadas en evidencia sobre el rol de la ivermectina para el tratamiento del COVID-19”, se expuso en la publicación. A continuación, la declaración del NIH en su página oficial https://www.covid19treatmentguidelines.nih.gov/statement-on-ivermectin/ y traducida textualmente al español:

Recomendación

El Panel sobre las Guías de Tratamiento del COVID-19 ha determinado que actualmente no hay información suficiente para recomendar o no el uso de la ivermectina como tratamiento del COVID-19. Resultados de estudios clínicos adecuados, bien diseñados y conducidos son requeridos para proveer una guía más específica y basada en evidencia sobre el rol de la ivermectina para el tratamiento del COVID-19

Razón fundamental

La ivermectina es una droga antiparasitaria aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para el tratamiento de oncocercosis y estrongiloidiasis. La ivermectina no ha sido aprobada por la FDA para el tratamiento de ninguna infección viral. En general, la droga es tolerada. Actualmente está siendo evaluada como un potencial tratamiento contra el COVID-19.

Efectos antivirales y antiinflamatorios de la Ivermectina

Reportes de estudios in vitro sugieren que la ivermectina actúa inhibiendo las proteínas de transporte nuclear alfa/beta-1 del huésped, que son parte de un proceso de transporte intracelular que los virus atacan para impulsar la infección suprimiendo la respuesta antiviral del huésped. En adición, el acoplamiento de la ivermectina in vitro puede interferir en la conexión del pico de la proteína del síndrome respiratorio agudo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) a la membrana celular.

Se ha mostrado que la ivermectina inhibe la replicación del SARS-CoV-2 en un cultivo celular. Sin embargo, estudios farmacocinéticos y farmacodinámicos sugieren que las dosis de ivermectina 100-tasas superiores que las aprobadas para el uso en humanos se requerirían para alcanzar las concentraciones de plasma necesarias para duplicar la eficacia antiviral de la droga in vitro. Aunque parezca que la ivermectina se acumula en el tejido pulmonar, con dosis usadas en la mayoría de los estudios clínicos, la plasma sistémica predicha y las concentraciones de tejido pulmonar son mucho menores a 2 µM, la mitad máxima de concentración inhibitoria (IC50) en contra del SARS-CoV-2 in vitro.

La ivermectina demuestra propiedades potenciales antiinflamatorias en algunos estudios in vitro, propiedades que han sido postuladas a ser beneficiosas en el tratamiento de COVID-19.

Datos clínicos

Desde la última revisión de la sección de Guías de la Ivermectina, los resultados de distintos estudios aleatorios y estudios de grupo retrospectivos del uso de la ivermectina en pacientes con COVID-19 han sido publicados en revistas revisadas por pares o disponibles como reportes preliminares o no revisados por pares. Algunos estudios clínicos mostraron ningún beneficio o empeoramiento de la enfermedad después del uso de la ivermectina, mientras que otros reportaron un menor tiempo de resolución de las manifestaciones de la enfermedad de COVID-19, una mayor reducción en los marcadores antiinflamatorios, un menor tiempo de eliminación viral, o menores tasas de mortalidad en pacientes que recibieron ivermectina que en los pacientes que recibieron otras drogas de comparación o placebo.

Sin embargo, la mayoría de los estudios reportados hasta la fecha tienen información incompleta y limitaciones metodológicas significativas, lo que dificulta el excluir causas comunes de parcialidad. La información faltante y las limitaciones incluyen:

  • El tamaño de la muestra en la mayoría de los estudios era pequeño.
  • Diversas dosis y horarios de ivermectina fueron utilizados.
  • Algunos de los estudios aleatorios y controlados fueron estudios abiertos en los cuales ni los participantes ni los investigadores fueron cegados a los brazos de tratamientos.
  • En adición a la ivermectina o la droga de comparación, los pacientes también recibieron varios medicamentos concomitantes (doxiciclina, hidroxicloroquina, azitromicina, zinc y corticosteroides) confundiendo la evaluación de la verdadera eficacia o seguridad de la ivermectina.
  • La severidad del COVID-19 en los participantes del estudio no siempre estuvo bien descrita.
  • La medición de los resultados no estaba siempre claramente definida.

Debido a estas limitaciones, el Panel no puede sacar conclusiones definitivas sobre la eficacia clínica o seguridad de la ivermectina para el tratamiento del COVID-19. Resultados de estudios clínicos adecuados, bien diseñados y conducidos son necesitados para proveer guías más específicas y basadas en evidencia sobre el rol de la ivermectina para el tratamiento del COVID19.

Noticias relacionadas:

Comentarios