Departamento de Sociología desarrolla foro sobre militarización y seguridad ciudadana

Participantes del foro.

Con la participación de la analista Arabeska Sánchez, la excomisionada de la Policía Nacional, María Luisa Borjas, y el excapitán de las Fuerzas Armadas de Honduras, Santos Orellana, se desarrolló este miércoles en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) el foro "Militarización de la sociedad y seguridad ciudadana en Honduras".

En el marco de la actividad académica organizada por el Departamento de Sociología, a través de la cátedra de Seminario de realidad nacional II, Rodríguez aseguró que el 50 por ciento de la seguridad en el país es implementada para cuidar a funcionarios públicos.

“Tenemos 1,800 soldados en 21 batallones de Policía Militar que son utilizados para cuidar a la hija o esposa del diputado, del general o de cada uno de los funcionarios; caminan hasta cinco y seis militares cuidándolos y empujando una carreta en los centros comerciales. Esa no es seguridad ciudadana, sino para el gabinete de gobierno y sus colaboradores; todo eso nos ha enfrascado en un deterioro de las Fuerzas Armadas”, dijo.

Señaló además que a diferencia de los policías que a diario interactúan con la población, los soldados son preparados para la guerra, sin embargo, quienes están a la cabeza de las instituciones de seguridad ciudadana son militares. “La militarización es el último recurso que tiene un país ante el deterioro de sus instituciones y la incapacidad de proteger a su pueblo”, manifestó.

Al respecto, Borjas recordó que aunque la Constitución de la República en su artículo 272 establece las funciones de las Fuerzas Armadas y en el 293 las de la Policía Nacional, actualmente hay militares usurpando el papel de la Policía, y policías actuando como militares.

De igual manera calificó como contraproducente la falta de priorización de prioridades para satisfacer las necesidades básicas de los hondureños, pues, aunque no hay empleo ni medicamentos en los hospitales y la gente mejor decide emigrar, sí hay para comprar material bélico como bombas lacrimógenas, armas y hasta buques.

“Necesitamos cambiar el concepto de seguridad nacional que está primando y que es la protección únicamente para el Estado, por una verdadera seguridad ciudadana, humana. Que con medidas de protección disminuyan los riesgos de la violencia y las condiciones precarias de la gente”, dijo.

Arabeska Sánchez, por su parte, recordó que la problemática que atraviesa Honduras en la actualidad, al igual que los demás países del Triángulo Norte, y que deja como resultado el desplazamiento forzado de miles de personas, altos índices de violencia y sendos casos de corrupción, saqueos del erario, redes de testaferratos, alianzas con el crimen organizado y canjes de armas, entre otros, no es un fenómeno nuevo.

Por lo anterior, la académica expresó que para fortalecer el poder civil ante el poder militar se requiere formar ciudadanía en la población, “de que entendamos cuáles son las leyes que rigen este país y de que nos empoderemos y entendamos el rol que la ley le designa a cada uno de ellos, para saber los vacíos que hay y saber proponer”.

Noticias relacionadas:

Comentarios