Desarrollan investigación sobre la prevalencia de leishmaniasis humana visceral

Se concluyó que programas de vigilancia deben ser reforzados en los países endémicos y que se debe trabajar en la detección, prevención y tratamientos relacionados a la enfermedad.

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) e internacionales llevaron a cabo la investigación científica “Prevalencia de leishmaniasis humana visceral por diferentes métodos diagnósticos en América Latina: un análisis sistemático y metaanálisis”, en la cual se utilizaron seis bases de datos para analizar la prevalencia de la leishmaniasis visceral en los pacientes humanos de los países latinoamericanos, en el cual se concluyó que programas de vigilancia deben ser reforzados en los países endémicos y que se debe trabajar en la detección, prevención y tratamientos relacionados a la enfermedad.

Es de resaltar que la leishmaniasis visceral (VL) es una enfermedad zoonótica desatendida que afecta a los animales y a los humanos en diferentes regiones tropicales y subtropicales, con una prevalencia variable entre los huéspedes infectados. La Leishmaniasis Visceral (VL) también conocida como “kala azar”, se caracteriza por un índice alto de fatalidad y una mediana del 7% de casos con desenlace fatales. Los principales agentes etiológicos de la VL son Leishmania donovani y L. infantum/chagasi, ambos son transmitidos a través de los flebótomos femeninos del género Phlebotomus en Europa y Lutzomyia en América.

Es de resaltar que anteriormente no existían análisis sistemáticos sobre la prevalencia de la leishmaniasis visceral humana en América Latina, por lo que los investigadores decidieron incluir estudios observacionales analizados de forma separada. Para la investigación, se desarrolló un modelo de metaanálisis de efectos aleatorios para calcular la prevalencia combinada y un intervalo de seguridad del 95%. Un total de 10.435 artículos fueron recuperados en un rango de tiempo entre el 1 de enero de 1950 al 31 de diciembre de 2019. Después del análisis inicial, 120 artículos fueron seleccionados para ser analizados y 97 fueron incluidos para análisis cualitativos y cuantitativos.

La prevalencia de VL estimada fue del 38,8%, derivada de 97 estudios incluyendo 44,986 individuos. Muchos aspectos sobre la dinámica de transmisión de la Leishmania y la importancia de estos parásitos en la salud pública aún son desconocidos. Aunque la eliminación de la VL zoonótica en América parece ser un objetivo en común, esfuerzos adicionales necesitan ser ejecutados para alcanzar un mejor diagnóstico, tratamiento y prevención de la VL.

Es de resaltar que de los 97 estudios incluidos, la mayoría eran de Brasil (69.3%), Venezuela (11.4%), Colombia (6.8%), Argentina (3.4%), y Honduras (3.4%). Como puntos de discusión de la investigación se encuentran que, para adquirir control de la VL en América, programas de vigilancia deben ser reforzados en los países endémicos y se debe trabajar en la detección, prevención y tratamientos de la enfermedad. Uno de los mayores desafíos de superar la VL son las limitaciones en los recursos. El cuidado bajo en salud en estos países está asociado con la pobreza, afectando a las poblaciones más vulnerables de forma desproporcionada.

Estefanía Gutiérrez-Ocampo, Rhuvi Villamizar-Peña, Isabella Cortés-Bonilla, Luisa M. García-Zuluaga, Yeimer Holguín-Rivera, Harrison D. Ospina-Arzuaga, María Camila Cardona-Trujillo, Adrián E. Trejos-Mendoza, Soffia Pérez-Vargas, Kovy Arteaga-Livias, Lysien I. Zambrano, D. Katterine Bonilla-Aldana, Luis A. Pérez-García, Carlos E. Hernández-Pereira, Alfonso J. Rodríguez-Morales, Alberto Paniz-Mondolfi y Olinda M. Delgado, fueron los investigadores de este estudio.

Metodología

Es cuanto, a la metodología, los investigadores siguieron las recomendaciones establecidas por el estándar PRISMA, que es un conjunto de elementos basados ​​en la evidencia que tiene como objetivo ayudar a los autores a informar sobre una amplia gama de revisiones sistemáticas y metaanálisis. Se utilizaron artículos revisados por pares que reportaron casos confirmados por laboratorio de VL. Se incluyeron métodos diagnósticos como ELISA, IIF/IFAT, PCR, citología de médula ósea, pruebas rápidas rk39, el examen de Montenegro, e inmunoblot.

Análisis, artículos de opinión y cartas que no contaban con los datos originales, o estudios reportando casos con información incompleta, fueron excluidos. Se desarrolló un análisis sistemático utilizando Medline/PubMed, Scopus y Web of Science. Los términos utilizados para la investigación fueron “leishmaniasis visceral”, “leishmaniasis”, “Leishmania infantum”, “Leishmania chagasi”, “Latinoamérica,” “Suramérica,” y “kala-azar”. Las investigaciones finalizaron el 31 de diciembre de 2019 y cuatro investigadores independientes evaluaron los resultados de la investigación.

Contexto

Las leishmaniasis son un grupo de enfermedades cutáneas transmitidas de forma visceral causadas por parásitos intracelulares protozoarios del género Leishmania, que comprometen dos subgéneros: Leishmania y Viannia. Las especies de Leishmania determinan las manifestaciones clínicas, el tratamiento y el pronóstico. La leishmaniasis visceral se manifiesta a través de la fiebre, la pérdida de peso, la hiperpigmentación, la linfadenopatía, la hepatomegalia y la pancitopenia.

Cada año, aproximadamente dos millones de nuevos casos de leishmaniasis son reportados a nivel mundial, VL siendo responsable por más de 500.000 de ellos, especialmente en países en vías de desarrollo, resultando en 50.000 muertes cada año. En América, la VL es endémica en 12 países, con 59.769 nuevos casos reportados entre 2001 a 2017, con un estimado de 3.515 casos por año. Un 96% (57.582) de los casos han sido reportados en Brasil, pero en países de Suramérica, como Argentina, Colombia, Paraguay y Venezuela, también han contribuido a un número significativo de los casos anuales.

En 2017, los índices de incidencia de la VL en América eran de 5.23 casos por 100.000 habitantes en áreas de alto riesgo de transmisión, más alto que en años anteriores. En el 2018, 3.562 nuevos casos de VL fueron reportados por un índice de incidencia de 4.80, que comparado al 2019 representó una disminución del 16%; esta reducción ocurrió en Brasil, Colombia, Argentina y Paraguay. Sin embargo, en El Salvador, Guatemala y Venezuela, los casos de VL continuaron incrementando.

La leishmaniasis, incluida su forma visceral, continúa siendo un importante problema de salud en el mundo, y en particular en América Latina, por lo cual más estudios que ayuden a mejorar su control, incluyendo el vectorial, y a mejorar el diagnóstico, su tratamiento y prevención, son importantes.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios