Discurso de la vicerrectora de la UNAH en la investidura como Doctor Honoris Causa del director de la RAE

En el marco de la solemne ceremonia de investidura como Doctor Honoris Causa en Humanidades al director de la Real Academia Española (RAE), Darío Francisco Villanueva Prieto, la titular de la Vicerrectoría Académica (VRA), de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Belinda Flores de Mendoza, expresó el siguiente discurso:

Las instituciones de Educación Superior y especialmente las públicas, como es nuestro caso, conquistan literal y plenamente su condición de universidades gracias al cultivo de las ciencias y muy especialmente de las humanidades, a esa indagación sobre lo que nos es propio e insustituible como especie.

Esta reflexión sobre el ser y sus sentidos le otorga a la investigación en su conjunto y de modo protagónico al quehacer científico, una integralidad distinta: la del Ethos griego, el carácter y el compromiso con eso que denominamos público a reserva de mejor término desde fines del siglo XVIII.

En esta jornada académica reconocemos a una de las reservas más importantes del mundo de habla hispana; cuyo carácter y compromiso han sido más que demostrados como académico, como investigador y sobre todo como ser humano… el Doctor don Darío Francisco Villanueva Prieto cuya contribución al desarrollo, difusión y enriquecimiento del idioma español es invaluable.

El Dr. Villanueva ha dedicado su vida como académico y como investigador al estudio de nuestro idioma, su visita a nuestro país es un honor, pero también la interpretamos como un reconocimiento a los esfuerzos de muchos hondureños de nacimiento y otros de corazón, que contribuyen con el fortalecimiento de la lengua nacional por medio de estudios lingüísticos e investigaciones sobre el habla de los hondureños.

En ocasión de la celebración del septuagésimo aniversario de fundación de la Academia de la Lengua y que el señor director de la Real Academia nos visita en esta Universidad, específicamente la Facultad de Humanidades y Artes agradece la solidaridad de haber auspiciado nueve becas de la maestría en Lexicografía Hispánica, programa avalado por la Real Academia Española.

Nuestros países están unidos a la España grande, a la madre patria, por ese idioma rico, prolífico y por el acervo lleno de tradiciones y cultura; y uno de estos desafíos que enfrentan nuestros países de cara al futuro como naciones con cerca de doscientos años de independencia es la educación, un tema estratégico por relacionarse directamente con el desarrollo nacional, con la construcción de la sociedad en su conjunto.

Para luchar contra las desigualdades, la gran escritora mexicana Sor Juana Inés de la Cruz utilizó tres pilares, los cuales también aplicó para hacer sus aportes: la educación, la erudición y la escritura; los que también ha empleado nuestro académico que sabemos que es un estudioso y admirador de la décima musa mexicana.

Trabajamos en la educación más allá de la formación de capital humano para el mercado; con las esperanzas de los jóvenes: promesa y futuro abierto que no puede verse defraudado. La educación es una responsabilidad del ser humano para con el ser humano; es la responsabilidad de forjar valores y principios y también de otorgar las posibilidades para transitar por el camino del desarrollo sin limitaciones. 

Usted, doctor Villanueva, a lo largo de su vida ha contribuido y seguramente lo seguirá haciendo con sus aportaciones para que esta aldea global donde se habla el idioma español sea un espacio más amplio, más rico, más conocido y más difundido, y que este idioma que nos une sea fortaleza en nuestros valores y nos identifique con ese perfil que nos hace únicos, realmente consideramos que usted es un modelo para la juventud y quisiéramos creer y soñar en una juventud que ame la lectura en nuestro idioma  y que no cambie el papel por pantallas de cuarzo.

La universalidad del lenguaje lo envuelve todo y así se constituye en el centro del ser humano; aunque estemos inmersos en el lenguaje, y no lo apreciemos lo suficiente, lo hacemos activamente: podemos reflexionar, elaborar conceptos para ordenar interpretaciones, para comprender; también para crear arte y comunicar ciencia. Al hacer un recorrido por el destacado perfil académico de don Darío Villanueva, encontramos que siempre tuvo clara su vocación por la lengua y la literatura; se reconoce que su verdadera pasión está ligada a la universidad, a las clases y a los alumnos.

La Universidad Nacional Autónoma de Honduras honra hoy al académico, al docente, al universitario, pues quienes hemos impartido clases, compartido nuestro tiempo con los estudiantes en las aulas, en el campus, todos quienes hemos disfrutado y recibido el magisterio de los grandes y buenos maestros, trabajando en sus bibliotecas, laboratorios y centros de investigación, conformamos una comunidad, una comunidad de universitarios y todos sabemos con certeza que nunca se deja de ser un universitario… ¡jamás!

Ser un universitario va más allá de la obtención de un grado, de una titulación, ser un universitario como usted, Doctor Villanueva, es una manera de entender la vida, una forma de concebir la sociedad y como en su caso particular, acercarla a través del idioma; los universitarios aspiramos y trabajamos por un mundo distinto y mejor; y en esto usted ha hecho grandes contribuciones que no serán pasajeras, sino que quedarán plasmadas para la historia.

Lo que dijo el gran poeta hondureño Antonio José Rivas acerca de la comunicación: "Hablar es acercarse a cada instante al rumor de las aguas inmortales… hablar es desnudarse en la palabra, vivirse en la palabra iluminada, saberse entre la luz de cada aurora, y querer ser la luz y perseguida hasta llegar al pie de la estatua del cuerpo del amor…".

Hablar es acercarse a cada instante al rumor de las aguas inmortales…

Asumiendo esa labor comunicativa, el Dr. Darío Villanueva ha escrito destacadas obras, entre las cuales encontramos: "Trayectoria de la novela hispanoamericana actual, Da palabra no tempo". "Estudios y ensayos de literatura", escrito en lengua gallega. "La poética de lectura en Quevedo". "Las fábulas mentirosas". "Lectura, realidad, ficción".

Estimado Doctor don Darío Villanueva, al distinguirlo, esta Universidad, busca destacar que usted ha sobresalido en sus estudios, que ha sido persistente y cuidadoso en el estudio de la lengua y la literatura a través de sus investigaciones y textos escritos, es alguien que “a fuerza de estudios y experiencias” ha adquirido más conocimientos que los comunes y ordinarios; eso es lo que la Real Academia Española entiende por un doctor.

No es esta la oportunidad, ni quien habla la indicada para hacer el análisis de su obra, además no es necesario porque esa obra está allí al alcance de todos, sin embargo entre sus escritos, me gustaría elegir algunos párrafos de esa inolvidable oración que reseña la construcción de un escritor, más bien de una persona que se expresa mediante la palabra; usted retiene en la poética de la lectura en Quevedo que éste nos enseña que gracias a la escritura y a la imprenta, las grandes almas pueden lograr la pervivencia. Adelantando una genuina fenomenología de la modernidad, el poeta español afirma que la imprenta es la docta heroína que libra del olvido a los que siendo sabios no merecen morir, y con los que gracias a ella se puede para siempre vivir en auténtica conversación, pues los libros “al sueño de la vida hablan despiertos”.

Doctor Villanueva, gracias por estar aquí en esta cálida tierra, en esta Universidad, a partir de ahora su Alma Máter. ¡Gracias por permitirnos rendirle este pequeño, pero significativo homenaje, que para nosotros representa rendir honor a quien honor merece!

Noticias relacionadas:

Comentarios