Disponibilidad del agua de la subcuenca del río Guacerique disminuiría entre 48 % y 86 % para el 2030, según estudio

Simulación realizada por los investigadores.

La investigación denominada “Potencial impacto del cambio climático sobre la disponibilidad del agua de la subcuenca del río Guacerique, para el abastecimiento de la ciudad capital, entre los años 2020 a 2030, y las posibles acciones para mitigarlo”, revela que al final de la década el recurso hídrico para consumo humano disminuiría entre 48 y 86 %.

“El impacto del cambio climático sobre el escurrimiento de la subcuenca provocaría una disminución de 48 % en el inicio del período lluvioso y hasta un 86 % en el nivel bajo”, detallaron los investigadores durante la presentación de resultados, como parte del cierre del Diplomado Adaptación al Cambio Climático basado en ecosistema, con orientación en recursos hídricos y forestales, ofertado por el Instituto Hondureño de Ciencias de la Tierra (Ihcit) en conjunto con la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA).

Con base en los hallazgos y ante la evidente pérdida del recurso hídrico a causa tanto de la reducción en las precipitaciones y alza en las temperaturas, como del continuo proceso de deterioro de sus recursos ecosistémicos por la actividad humana, equivalente a la capacidad de almacenamiento de la represa La Concepción, los diplomandos recomendaron desarrollar un catastro rural e implementar el ordenamiento territorial como herramienta de planificación en toda el área, que identifique zonas especiales, tenencia de tierra, tipos de predios, ocupantes, usuarios, uso del suelo y las diferentes potencialidades de la zona.

Adicionalmente coincidieron en la necesidad de capacitar y empoderar a la población con el fin de facilitar la implementación de actividades de manejo y el cumplimiento correcto y continuo de las medidas de mitigación para asegurar el bienestar de los ecosistemas y del recurso hídrico, así como una estrategia de monitoreo que determine los mecanismos de coordinación interinstitucional y de participación comunitaria, además de seguimiento a acciones ilegales dentro de la subcuenca y restauración de ecosistemas priorizados, con especies nativas.

Las condiciones climáticas fueron simuladas mediante el modelo Soil Moisture Accounting (SMA), modelo hidrológico continuo que simula las condiciones climáticas húmedas y secas de un sistema y transforma los espesores de lluvia en escorrentía, a partir de las características propias de la cuenca bajo análisis: área, tiempo de concentración, tipo de suelo y cobertura vegetal, entre otras.

Noticias relacionadas:

Comentarios