Docentes realizan Ruta Morazánica en varios municipios de Honduras

Docentes e historiadores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y de la Universidad de El Salvador (UES) organizaron una pequeña expedición para conocer algunos de los lugares más emblemáticos del país, y rendir así homenaje al héroe patrio Francisco Morazán, en la denominada Ruta Morazánica.

Como parte del protocolo que venía siguiéndose a raíz del desarrollo del V Ciclo de Conferencias de Arte Centroamericano en Ciudad Universitaria, los expertos en la materia decidieron visitar varios de los municipios que poseen un contexto histórico y cultural.

La Ruta Morazánica fue una iniciativa por parte de los historiadores en adentrarse a conocer la riqueza cultural y artística de los municipios en los que el general Morazán hizo historia, como Pespire, Sabanagrande, La Trinidad y Ojojona.

Los salvadoreños, con el objetivo de explorar dichos municipios, se propusieron conocer las características que definen cada de uno de esos lugares, siendo las costumbres, las artes plásticas, la pintura, escultura y gastronomía los elementos a tomar en cuenta por parte de los turistas.

Para los estudiosos, la prioridad del viaje era experimentar una serie de hechos históricos en los puntos geográficos más importantes de Francisco Morazán, en su lucha contra las fuerzas conservadoras, tras la independencia de la Colonia española en 1821.

Pespire

La ruta inició rumbo a Pespire, municipio del departamento de Choluteca, un sitio caluroso pero pintoresco. Durante la visita de cada uno de los lugares, los historiadores explicaban el porqué de los orígenes de sus nombres, así como el rol que tuvo Morazán en dichos puntos.

Pespire es reconocido a nivel nacional por su gran aporte al folclor del país, así como una serie de leyendas que han dado de qué hablar entre sus habitantes. Los visitantes también pudieron disfrutar de una de las bebidas típicas del territorio catracho: el pozol.

Sabanagrande

Continuando con la ruta, la siguiente parada fue Sabanagrande, caracterizado por encontrarse una piedra de molino que se usaba en las actividades mineras de la época. Por otra parte, el parque y la capilla son los sitios más visitados por parte de sus pobladores.

La Trinidad

No podía faltar la visita a La Trinidad, donde se llevó a cabo una de las batallas más importantes para Francisco Morazán, siendo la misma que aparece ilustrada en el billete de cinco lempiras de nuestra moneda nacional.

Los exploradores escucharon la historia del general, en uno de los campos más emblemáticos, así como el legado y la custodia que dejó el prócer a raíz de dicha batalla.

Ojojona

La Ruta Morazánica culminó con la visita a Ojojona, ubicado en el sur de Tegucigalpa, municipio que fue parte del trayecto que tuvo Morazán por la cual escapó del lugar para ir rumbo a El Salvador, en 1827.

Para la próxima edición de la ruta, los organizadores tienen prevista la participación de varios países de la región, en donde se cubrirán diferentes disciplinas artísticas, llevándose a cabo en la ciudad de San Salvador, y probablemente, un recorrido de los lugares más históricos de la capital.

Foto 1 v3

Noticias relacionadas:

Comentarios