Doctora en filosofía presentó un análisis de la situación actual en la que se realiza la actividad educativa

La doctora en Filosofía, Amalia Bernardini, participó en el Xll Congreso Virtual Centroamericano de Filosofía, en el que ofreció la conferencia titulada "La filosofía de la educación y el rango de epistemológico de la pedagogía", mediante la que presentó un análisis de la situación actual en la que se realiza la actividad educativa.

Para la experta es función de la filosofía una ampliación de la conciencia que distinga la ciencia y los saberes, y reflexione con conocimiento de causa sobre teorías y métodos, cultura y educación, y las relaciones entre filosofía y pedagogía.

Bernardini mencionó que la epistemología educativa no es estrictamente solo un tema epistemológico, sino que tiene que ver con la situación actual en que se realiza la actividad educativa, y esta situación está ligada con la mercantilización y privatización de la educación, la reducción de los presupuestos estatales para la enseñanza y la investigación primaria y teórica.

“En cuanto al estatus de la política de la investigación, notamos un reduccionismo presupuestario investigativo y constatamos la preferencia por la investigación aplicada de asuntos particulares, de realidades, a veces hasta percepciones designadas, pero no sobre cuestiones de fundamento tanto epistemológico como antropológico y axiológico”, dijo la filósofa.

Por tanto, cuestionó si es una casualidad que no se investigue lo más esencial, pues señaló que se ha tendido a descuidar el conocimiento y la investigación de las diferentes corrientes educativas, sobre todo las históricas que junto con las actuales enriquecerían intelectual y humanamente los profesionales de la educación.

Indicó que en la actividad educativa se ha propiciado el dogmatismo metodológico y las propuestas estandarizadas de contenido educativo y agregó que lejos de objetar tales tendencias, entes internacionales y burocráticos ejercen autoridad educativa intelectual en cuanto a la educación nacional, particularmente en los países en desarrollo.

Mencionó que en numerosos casos, entidades internacionales acreditadoras en lugar de promover la capacidad local, la han sustituido, y hay casos de entes acreditadores locales que han tendido a hacer a un lado las autonomías educativas e intelectuales al evaluar procedimientos y hasta criterios presupuestarios y resultados.

“Todo esto consideramos que son consecuencias prácticas y concretas de lo que en el fondo es una confusión epistemológica, rigiendo el proceso educativo solo por lineamientos, reglas y tecnicismos, renunciando a lo teórico y a la claridad de ideas, a la expansión del intelecto en la búsqueda de significado y valores humanos, y no solamente concentrarse en la consecución de resultados fácticos y estandarizados en el campo de educativo”, aclaró.

La tecnología aplicada a los procesos educativos también es un tema que a criterio de Bernardini demuestra por qué el discurso epistemológico no se tiene que restringir exclusivamente a las ciencias educativas, sino que abarca más espacio.

“El desarrollo de las TIC y la actual pandemia ha mostrado la tecnología como remedio necesario para la continuación del proceso educativo, revelando al mismo tiempo profundas desigualdades en capacitación y cobertura de transmisión de datos”, dijo.

Ir a la conferencia completa.

Noticias relacionadas:

Comentarios