Dos expresidentes de la FEUH hablan sobre sus experiencias en el movimiento estudiantil

Los dos expresidentes de la FEUH han destacado en la política nacional desempeñándose en altos puestos de la administración pública.

Presencia Universitaria, el Periódico de la Cultura, entrevistó a dos expresidentes de la FEUH, antagonistas en cuanto a sus pensamientos ideológicos; uno de ellos es Hugo Noé Pino, con tendencia progresista, quien llegó al puesto en la planilla del Frente de Reforma Universitario (FRU) y Fernando Anduray, postulado por el Frente Unido Universitario Democrático (FUUD), con tendencia conservadora.

Hugo Noé Pino ha ocupado puestos importantes en la administración pública, fue Ministro de Finanzas, presidente del Banco Central de Honduras (BCH) y ha laborado para organismos internacionales de crédito. A continuación se presentan sus declaraciones:

¿En qué período fue presidente de la FEUH?

De 1976 al 1977

¿Cuál fue su experiencia como presidente de la FEUH?

Fue muy buena porque impulsamos los intereses de los estudiantes tanto en el Consejo Universitario y Claustro Pleno y adicionalmente hicimos actividades de carácter cultural como el Primer Festival Centroamericano de los Estudiantes, que se realizó en Tegucigalpa, y fomentamos actividades como conferencias y seminarios dentro de la UNAH

¿Cómo fue su ascenso a este importante puesto de representación estudiantil?

Fue producto del trabajo que habíamos iniciado en la Facultad de Ciencias Económicas como candidato del FRU en algunas de las posiciones y el año siguiente fui electo en la planilla de la FEUH, que en ese momento era dirigida por Ernesto Paz Aguilar.

 ¿Qué significó para usted ser presidente de la FEUH?

 Fue un enorme honor y una gran responsabilidad.

 ¿Cómo fue su período de gobierno estudiantil?

 En los años 70, dado el tipo de gobierno y acciones represivas militares, el movimiento fue más beligerante, teníamos más capacitación política y mucho estudio de diferentes tendencias, el estudiantado participaba y la Universidad tenía mayor incidencia en la resolución de la problemática nacional, planteaba denuncia y también soluciones.

¿Cuánto peso tenía un pronunciamiento de la FEUH en la sociedad hondureña?

 Tenía un perfil bastante elevado, el presidente de la FEUH era una figura nacional.

Leyendo los discursos de los presidentes de la FEUH de los años 60 y 70, eran más internacionalistas y apegados a la izquierda, ¿considera usted que así eran?

Sí, es que en ese período había una internacionalización muy fuerte con relación a la lucha de los pueblos, nuestro sentir fue muy solidario con Nicaragua, que tenía la dictadura de Somoza, y con los movimientos de liberación a nivel internacional.

  ¿Pero el discurso cambia en los 80 y 90?

Sí, yo diría que la década de los 80 vino a representar la Edad Media de la Universidad, hubo un atraso en todos los sentidos, la UNAH entró en complacencia con los gobiernos de turno, vinculación con militares y represión; se mantuvo callada y aumentó la corrupción.

 A su juicio, ¿se necesita reactivar la FEUH?

 Claro, el marginamiento estudiantil ha provocado una situación como la actual, sin embargo hay que destacar que la ilegitimidad, ilegalidad y la falta de credibilidad de las autoridades nacionales hacen que el espíritu rebelde de los estudiantes se manifieste. 

Por su parte el abogado Fernando Anduray, quien fue presidente de la FEUH en el período 1984-1985, actualmente es reconocido político, asesor de la Presidencia de la República, quien también nos brindó su punto vista y su experiencia durante su mandato estudiantil.

¿Cuál fue su experiencia como presidente de la FEUH?

 Fue un hecho singular que marca la vida de todos los que desempeñamos ese cargo, hay una responsabilidad directa en la búsqueda de satisfacer las necesidades de los estudiantes universitarios.

La experiencia fue muy bonita porque nos formó un carácter político, porque tuvimos que enfrentar ideológicamente a los que no creían en el FUUD y nos tocó ser presidentes cuando la Guerra Fría entró en un enfrentamiento distendido de la derecha e izquierda mundial.

¿Qué se necesita para ser presidente de la FEUH?

Tener un conocimiento de las reglas universitarias, manejar los conceptos básicos fundamentales de la UNAH en cuanto a su autonomía y las labores de vinculación, investigación científica y docencia, en lo personal, poseer un buen rendimiento académico.

Asimismo, tener una posición congruente en cuanto a la discusión pública de los temas de la realidad nacional en los cuales la UNAH se vea involucrada.

¿La FEUH manejaba presupuesto y en qué lo invertían?

 Sí, teníamos una cuota de cinco lempiras por cada estudiante matriculado, ese dinero lo utilizábamos en promoción y desarrollo de los estudiantes en actividades deportivas, culturales y científicas, financiábamos la matrícula a 300 y a veces hasta 500 estudiantes que no tenían el dinero para hacerlo, había solidaridad, también desarrollamos bibliotecas especializadas para estudiantes, como la que está en la Facultad de Derecho, que todavía funciona.

La mayoría de los presidentes de la FEUH se convirtieron después en líderes nacionales, ¿fue esta organización estudiantil un trampolín político?

 No, la FEUH representaba la capacidad del pensamiento estudiantil fuera de izquierda o de derecha, quien llegaba a la presidencia de la FEUH tenía que ser un líder y ese liderazgo nos ponía a la palestra pública, teníamos que ir a los diferentes medios de comunicación a exponer nuestra propuesta y eso nos convirtió en figuras públicas, pero no era trampolín, sino el desarrollo de un liderazgo natural en una comunidad que tiene un peso específico como lo es la UNAH.

¿Los que aspiren a la FEUH en las próximas elecciones deben tener un discurso ideológico o institucional?

No, los políticos tradicionales tienen que seguir cediendo espacios, aunque no les guste, porque la comunicación con las masas ya no es mediante el discurso en las aulas universitarias, tratando de demostrar que la derecha o la izquierda son mejor. Los políticos universitarios van a tener que evolucionar internamente en la UNAH para poner a Honduras y sus profesionales a tono con el desarrollo tecnológico mundial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios