Edificio 1847 será una construcción amigable con el ambiente

Según titular de la SEAPI, se espera que este 31 de agosto de 2018 culmine esta obra que inició en 2016.

En busca de generar el menor impacto posible dentro del ecosistema, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) construye el Edificio 1847 con un equipo especializado en la implementación de sistemas amigables con el ambiente.

Esta infraestructura cuenta con una parte mecánica, eléctrica, arquitectónica y civil encargada del funcionamiento y desarrollo del edificio de una forma altamente eficiente y con calidad que beneficia al ambiente.

Ahorro de energía

El ingeniero René Flores, encargado del sistema mécanico en el edificio, comentó que se contará con un aire acondicionado diferente a los sistemas utilizados actualmente, este es un refrigerante que no daña la capa de ozono y de haber alguna fuga, no dañará el ambiente como otros refrigerantes.

“Todo lo que tiene el edificio es de innovación y tecnología. El aire acondicionado tiene un sistema captante de aire refrigerante variable que hace que trabaje a la mitad de lo que hacen los equipos convencionales, y esperamos que sea la mitad del gasto de energía eléctrica en comparación a los otros edificios”, declaró.

Otro proyecto de ahorro de energía puesto en marcha son los colectores solares que calientan el agua y vienen a ser un sustituto de las calderas para las cocinas industriales, que se instalarán en el comedor universitario de este edificio, las cuales utilizan el agua caliente en grandes cantidades.

La ingeniera Carmen Lastenia Flores, titular de la Secretaría Ejecutiva de Proyectos e Infraestructura (SEAPI), expresó que de acuerdo a medidas concebidas, se ha detectado que el consumo enérgico de este edificio implicará un ahorro de hasta un 65% en relación al consumo de un sistema normal, como el caso de otros edificios en la UNAH.

Prevención de incendios

“Todo el edificio está protegido con rociadores automáticos, si hay un incendio o algo, está protegido al poseer rociadores, extintores, gabinetes para incendios, sistema de alarma automatizado, sistema de protección de gas LPG por alguna fuga que pueda darse, es decir todo un sistema de supresión de incendios”, expresó el ingeniero Flores.

Siempre en el tema de ahorro de energía, Josué Fernández, encargado de la parte eléctrica de la SEAPI, explicó que de forma automatizada y monitoreada se manejan los diferentes sistemas del edificio como “la iluminación por medio de control automatizado y la parte de agua potable se encuentra medida para ver su consumo, con el objetivo de evitar el desperdicio de energía eléctrica y de agua”.

Más tecnología ambiental

Este edificio cuenta con el uso de vidrios especiales. “Los vidrios insulados consisten en que son dos capas de vidrio y en el centro viene una cámara de aire, que lo que hace es que absorbe y no permite el ingreso de rayos UV (ultravioleta) dañinos para la piel, por lo que reduce el ingreso de calor, entonces los sistemas de aire acondicionado son mucho más eficientes”, manifestó Leonardo Cruz, especialista técnico y financiero de la SEAPI.

Añadió que adicionalmente se van a colocar “lubers”, estructuras que van a evitar el ingreso de luz, esto se sumará al ahorro energético.

Otro aporte importante a la contribución del ambiente es que el Comedor Universitario no utilizará platos desechables e instalarán un sistema de residuos para los desechos que se generen.

Huerta orgánica

La asistente técnica de gestión ambiental de la SEAPI, Pamela Murillo, recordó que antes de empezar el proyecto se desarrolló una evaluación de impacto ambiental que se tendría al realizar la construcción y en este caso se busca cómo mitigarlo.

“Trabajamos en conjunto con la Escuela de Bilogía e identificamos qué especies eran importantes que se encontraban cerca del edificio y al Jardín Botánico, una de ellas es el árbol de guanacaste, que se encuentra atrás de la construcción”.

También se trabaja en sembrar una huerta orgánica en la azotea del edificio junto con la Escuela de Bilogía y Nutrición, para sembrar hierbas aromáticas y algunas verduras para fines de investigación.

Al finalizar esta construcción, el refuerzo del edificio C3 y la ampliación del anexo del C1, se implementará una campaña de educación ambiental en el uso y manejo de todos los desechos que se generan a través del reciclaje en la Universidad.

Inversión

Con fondos directamente de la institución, el Consorcio Salvador García y Asociados (SERPIC), bajo la supervisión de la empresa Saybe y Asociados, construye el Edificio 1847 en un área de 41,000 metros cuadrados, más obras adicionales, a un costo de 885 millones de lempiras.

La construcción consta de cinco pisos, un comedor universitario con capacidad para 900 personas aproximadamente en cada tiempo de comida, 35 aulas y laboratorios de la Carrera de Lenguas Extranjeras, que implementará un Centro de Lenguas, también se impartirán las asignaturas de los posgrados de cuatro facultades, además de una terraza, jardines y un estacionamiento para 200 vehículos.

Igualmente el edificio contará con una amplia accesibilidad, tiene con dos rampas exteriores y dos interiores, cuatro módulos de elevadores que permiten la fácil circulación de los usuarios al interior y exterior del edificio.

“La obra se encuentra en un 80% de avance tanto financiero como físico, en este momento estamos en acabados, detalles con los sistemas automatizados, de incendios y la parte generadora de agua caliente, además de optimizar el recurso de electricidad”, especificó Flores.

 Según titular de la SEAPI, se espera que este 31 de agosto de 2018 culmine esta obra que inició en el 2016.

Noticias relacionadas:

Comentarios