El 24% de los empleados han sido suspendidos, indica estudio empresarial

El 6 por ciento de las empresas del país cerraron de manera permanente.

El más reciente Análisis de Resiliencia Empresarial COVID-19, realizado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), junto al Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y Fedecámara, demuestra que debido a la crisis generada por la pandemia, un 24% de los empleados han sido suspendidos, mientras que el 4.36% han sido despedidos.

Esta es la segunda investigación sobre el tema, la cual se desarrolló entre la semana del 7 al 17 de mayo de 2020, donde una muestra de 1,330 empresas de 15 actividades diferentes brindó datos sobre la situación actual.

Los gráficos de la investigación reflejan que la situación para empleados de la microempresa no es nada halagador, ya que el 42.9 por ciento sufrió suspensión o despido; asimismo la pequeña empresa reportó un 39.7 de suspensión laboral y despido.

Donde menos despidos y suspensiones se han generado producto de la pandemia es en la mediana y grande empresa, ya que los datos recabados sostienen que para el mes de abril, un 24 por ciento de los empleados fueron suspendidos o despedidos.

Es importante señalar que, de manera general, el análisis realizado por el IIES demostró que de manera general un 24 por ciento de los empleados fueron suspendidos de su lugar de trabajo, mientras que solo un 4.36% fue despedido.

Baja

En cuanto a las ventas y operatividad, el 67 por ciento de las empresas reportó que no vendieron nada durante marzo, situación que se agravó en abril cuando pasó de ese porcentaje a 73.1 por ciento.

La situación se torna más dura para las microempresas, de las cuales el 77.4 por ciento reportó no haber vendido nada en el mes de abril.

Aunado a la pandemia, el análisis inferencial identificó que la extorsión y el suministro de electricidad son los choques más significativos que afectaron la confianza en la recuperación de las empresas, por lo que la COVID-19 y estos choques probablemente generen más dificultades para afrontar la crisis económica.

La suma de todos los factores descritos ha provocado que para el mes de abril, al menos un 6.1 por ciento de la empresa cerrará permanentemente sus operaciones y un 38 por ciento reportó un cierre temporal.

Resiliencia

Por otra parte, muchas empresas están en el proceso de resiliencia, es decir adaptando su modelo de negocio a la situación actual, a este cambio se han sometido el 77 por ciento de las mismas, donde un 63 está en el proceso aún y ya existe el 6.20 por ciento que sí lo logró.

Lo anterior demuestra que casi ocho de cada 10 empresas está transformando de una u otra manera su modelo de negocios con el fin de sobreponerse a los efectos de la crisis. La investigación indica que la implementación de estos cambios genera un impacto positivo en la situación laboral de los empleados de las empresas.

Esta investigación contó con los valiosos aportes del Proyecto Transformando Sistemas de Mercado (TSM), Cámara Nacional de Turismo de Honduras y financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios