El 72% de los trabajadores suspendidos a octubre de 2020 ya habían recuperado su empleo, destaca estudio

Durante el Congreso Virtual de Investigación Científica en Ciencias Económicas “Desafíos económicos, empresariales y tecnológicos en tiempos de crisis” se presentó los resultados de la Tercera Encuesta Económica Familiar Multipropósito donde se mostró la situación socioeconómica familiar de la Región Central de Honduras en el año 2020, en contexto de pandemia.

Al preguntarle a la población encuestada sobre el comportamiento del  ingreso familiar, en marzo, el 52% sufrió una disminución en los mismos, mientras que el 39% manifestó que mantenía los mismos ingresos y solo un 3% aseguró un aumento.

Ya en mayo, un 67% de los encuestados aseguraron que sus ingresos disminuyeron y solamente el 30% mantuvo sus  entradas económicas, mientras que el mismo 3% sostuvo un aumento; no obstante, debido a la apertura económica, los resultados cambian de manera radical en octubre, ya que el 38% de los hogares indicaron que sí existió un aumento significativo en el nivel de ingreso familiar, asimismo el 49% reportó que sus finanzas se mantuvieron y solamente el 4% indicó una disminución en su capacidad adquisitiva.

El investigador Jonathan Cáceres expuso que en marzo, el 17.2% de los hogares encuestados reportó que al menos un miembro de la familia sufrió suspensión o despido, esta crisis de desempleo se agudizó en mayo puesto que cuatro de cada diez hogares (40.4%) reflejó despidos y suspensiones en su núcleo familiar, sin embargo, el comportamiento económico se miró reflejado en octubre ya que el porcentaje de mayo bajó a más de la mitad (19.3%).

La investigación demostró que el 72% de las personas suspendidas recuperaron su empleo tras la reapertura gradual de la economía, asimismo, el 28% de los despedidos, en octubre ya se habían insertado de nuevo al mundo laboral.

Estas recuperaciones de empleo se realizaron en las actividades industriales, turismo, sector agropecuario y comercio, en el caso del sector industrial, a octubre de 2020 reportó la incorporación del 67% de las personas suspendidas y el 21% de los empleados despedidos; por su parte el sector agropecuario incorporó a sus labores al 50% de los suspendidos y al 17% de los despedidos.

De la misma forma, la encuesta refiere que el rubro del turismo reincorporó al 54% de los trabajadores suspendidos y al 17% de los despedidos, mientras que el comercio solamente reincorporó el 47% y 14% respectivamente.

Al preguntarle a los encuestados sobre la principal fuente de ingreso del hogar, el 48% respondió que viven de los sueldos y salarios; el 18% de negocio propio y  el 8% de remesas familiares y el 26% reportó que sus ingresos no son de las tres fuentes antes mencionadas.

En lo referente a la obtención de ayudas durante la crisis económica, casi el 60% mencionaron no haber recibido nada, el 19.2% recibió ayuda del Gobierno, el 10.3% de iglesias y solo el 2.2% recibió ayuda de las municipalidades.

En resumen, el 48% de los encuestados indicaron que su fuente principal de ingresos proviene de los sueldos y salarios, asimismo el 42% indicó que mantuvieron su nivel de ingresos durante la crisis y un 4% identificó aumento de poder adquisitivo en lo más álgido de la pandemia por la COVID-19.  

Noticias relacionadas:

Comentarios