EL CAMBIO CLIMÁTICO, UNA AMENAZA LATENTE

Seguramente un ávido lector como usted ha escuchado hablar del cambio climático, pero ¿qué significa? De acuerdo a los estudiosos del tema, este se puede definir como un cambio en los patrones meteorológicos  que trae consigo un cambio en las condiciones promedio del tiempo o en la variación temporal meteorológica,  en términos sencillos significa que en regiones como los Polos, caracterizados por temperaturas bajas, actualmente presenten temperaturas altas. Esto significa un derretimiento en los glaciares polares, esta situación trae consigo el daño al ecosistema actual, aumento de los niveles del mar entre otras condicionantes.

Coincidente a la escritura de este artículo, el 23 de marzo se celebra el aniversario de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Con 185 miembros, las tareas de este organismo son la cooperación internacional, promover el intercambio, publicación de informes, entre todas estas labores una de las preocupaciones reside precisamente en el cambio climático, un proceso que amenaza con la vida tal como la conocemos.

Y es que para la Organización, los efectos de este fenómeno son alarmantes, entre ellos se espera la intensidad de las lluvias, nevadas intensas y vientos violentos, así como temperaturas extremas, degradación del medio ambiente y terribles sequías. Estas condiciones extremas en algunos causarán más desplazamientos que las guerras, ya que de acuerdo a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se calcula que entre 250 y 1,000 millones de personas de todo del mundo perderán sus casas o se verán forzadas a mudarse de territorio y hasta de país en los próximos 50 años.

Estos efectos no son casuales, y tienen un común denominador: el hombre, que sigue desarrollando una política de consumo desmedida de los recursos naturales causando un impacto casi irreversible en la vida del planeta ahondado en  la contaminación, la deforestación, la construcción de presas, entre otras actividades han cambiado la fisonomía geográfica de algunos sitios como es el caso de unas islas en el pacífico conocidas como Islas Salomón.

Sin duda, estos cambios también son trasladados a la temperatura, en la cual el organismo recalca que para el 2100 existirá un aumento de la temperatura hasta de 4.5 grados Celsius si no se adoptan medidas preventivas. Se teme que esto pueda provocar el deshielo de glaciares, que pueden materializarse en la pérdida de tierra como las Islas Salomón, y el de otras porciones de tierra a lo largo del globo.

Pero esto no solo afecta a las islas, ya que según la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCAH), América Latina es una de las zonas más vulnerables debido a los cambios extremos del clima que traen consigo inundaciones, escasez de agua y el desplazamiento de miles de personas de sus hogares.

En fin, hablar del cambio climático como una amenaza latente no es amarillista ni alarmista, es más bien un recordatorio que nuestro impacto en la tierra está causando severos daños al ecosistema, y de no tomar medidas reales, podemos hablar de lugares geográficos a través de fotografías, comentar a nuestros hijos la existencia de una especie por medio de videos y o darle la nutrición y calidad de vida que se merecen nuestros descendientes. 

Noticias relacionadas:

Comentarios