El cambio climático: uno de los desafíos mundiales más urgentes, según la ONU

Según los expertos, en caso de que los seres humanos no contrarresten el cambio climático, el panorama que se visualiza es catastrófico.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), no existe país que no esté experimentando los efectos del cambio climático, considerando que las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando y hoy son un 50% superior al nivel de 1990. Al 2017 se estima que los humanos han sido los responsables de un calentamiento global de 1℃ por encima de los niveles preindustriales. A nivel mundial, el nivel del mar promedio aumentó de 20 cm desde 1880 y aumentará entre 30 a 122 cm para el 2100. Según los expertos, las emisiones mundiales de CO2 deben de forma urgente disminuir en un 45% entre el 2010 y 2030 y alcanzar cero para el 2050.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número trece trata de movilizar cien millones de dólares anualmente con el fin de contrarrestar el cambio climático. Asimismo, con voluntad política y concientización, es posible limitar el aumento de la temperatura media global a dos grados Celsius. Con el fin de concientizar a la comunidad universitaria sobre la gravedad que representa el problema del cambio climático, Josué Mejía, meteorólogo y coordinador de la Unidad de Meteorología del Instituto Hondureño de Ciencias de la Tierra (IHCIT) participó en el programa de entrevistas Café Presencia.

De forma inicial en la entrevista, Mejía explicó que las personas tienden a confundir la variabilidad climática con el cambio climático. Por ejemplo, cuando hay una tormenta las personas suelen decir que es por el “cambio climático”. La variabilidad climática se refiere a las variaciones en estado medio de las distintas variables meteorológicas y de los fenómenos atmosféricos. La variabilidad climática se ve marcada todos los días a todas horas.

Por otro lado, cuando se habla de cambio climático es aquel cambio que se atribuye directamente a la actividad humana agregado a la variabilidad climática que día a día se genera. En la variabilidad climática no se incluye el efecto del hombre y la parte antropogénica, mientras que en el cambio climático sí. Cuando la actividad humana altera la composición atmosférica se está hablando de cambio climático.  La Convención de las Naciones Unidas define el cambio climático de la siguiente forma: “cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera global y que se suma a la variabilidad natural del clima”.

“En el día, si ustedes se fijan, la temperatura va disminuyendo en la noche, y a medida que va saliendo el sol se empieza a incrementar y esa variabilidad después empieza a bajar. Cuando hablamos de variabilidad climática se refiere a períodos de dos a tres meses, seis meses, un año o inclusive un par de décadas. Cambio climático se refiere a tres décadas para arriba, entonces para poder marcar el tema de cambio climático como tal se espera que se haga un estudio bastante largo de al menos 30, 40, 50 o hasta cien años para poder hablar de cambio climático”, explicó Mejía.

Repercusiones

En torno a las repercusiones del cambio climático, Mejía expresó que estas son bastante difíciles de medir. En las latitudes del ecuador los impactos del cambio climático no son tan notables como en las latitudes medias, ya que en estas existe una variación de temperatura bastante marcada de una estación a otra (verano, invierno, otoño y primavera). Las variaciones de temperatura han afectado en todo el planeta con un grado centígrado encima del promedio, con valores incrementados entre 1.75 a 2.5 grados.

En Irak se alcanzó en los años recientes una temperatura récord encima del promedio de 53 grados y 51.8 grados. También ha habido un impacto en la parte glacial donde se han perdido grandes contenidos de hielo o iceberg debido a que desde las últimas décadas a la actualidad ha aumentado la pendiente de absorción de energía por parte del océano. En Groenlandia se ha generado un cambio en la masa de hielo, perdiéndose alrededor de 4,000 gigatoneladas de hielo. Por otro lado, el nivel del mar ha ido en aumento, afectando la vida marina. Asimismo, la absorción de energía por parte del mar implicará que se generen huracanes más fuertes que irán incrementando en magnitud.

Según la ONU, entre 1901 y 2010, el nivel medio del mar aumentó 19 cm, pues los océanos se expandieron debido al calentamiento y al deshielo. La extensión del hielo marino del Ártico se ha reducido en las últimas décadas desde 1979, con una pérdida de hielo de 1.07 millones de km2 cada decenio.

Si la humanidad no responde de forma rápida y eficaz ante el cambio climático, el panorama que se visualiza, según los expertos, es bastante desalentador. Ante este panorama, Mejía manifestó: “Es catastrófico lo que se espera. Es catastrófico porque las cantidades de energía acumuladas en el planeta van a ser demasiado grandes. Una vez pasando los dos grados centígrados, los impactos van a ser muchísimo mayor. Nos va a afectar las zonas costeras y estados insulares, va a afectar demasiado los arrecifes de coral que es una de las maravillas del mundo”.

Además de que se verán afectadas la salud humana y la agricultura, estos causarán una mayor migración y desplazamientos forzados. En las zonas costeras como La Ceiba, Omoa y Puerto Cortés, las personas tendrán que cambiar sus construcciones a tierra adentro por el incremento del nivel del mar. Para Mejía, los impactos son grandes y los seres humanos deben estar conscientes que el planeta Tierra no les pertenece solo a ellos, sino que también a todas las especies que lo habitan y que están sufriendo de extinciones masivas.

Recomendaciones

En torno a las recomendaciones para hacerle frente al cambio climático, Mejía manifestó: “La palabra monitoreo es de suma importancia y la inversión en ciencia. Necesitamos definitivamente invertir más en ciencia, en educación, en preparar a nuestros jóvenes y generar esos espacios para que puedan estudiar carreras que tengan que ver con esa temática como gestión de riesgos, cambio climático, meteorología, geología, hidrología. Todas aquellas carreras que tengan que ver con dar soluciones y generar productos para aquellos tomadores de decisiones”.

Mejía expresó que es de importancia trabajar en campañas de concientización para que la población conozca el concepto de cambio climático y sobre todas las formas en cómo este va a impactar en el futuro sin ser alarmistas, sino hablando con datos reales y hechos. También se deben desarrollar trabajos de mitigación y adaptación mediante actividades de equipo en donde se puedan reunir todos los profesionales con sus experiencias y experticia en la temática, ya sean geólogos, hidrólogos, meteorólogos y periodistas. Se debe trabajar en el monitoreo y mejoramiento de los sistemas de monitoreo, estaciones meteorológicas, productos de observación, conocer los impactos y su efecto en la economía del país.

Por su parte, la ONU comparte una serie de recomendaciones en torno a cómo cuidar el planeta Tierra, de las cuales se encuentran: seque las cosas al aire y deje que el pelo y la ropa se sequen de forma natural en lugar de encender una máquina; tome duchas cortas y considere que las bañeras necesitan muchos más litros de agua que una ducha de entre cinco y diez minutos; compre productos que estén mínimamente empaquetados; utilice una botella de agua y una taza de café reutilizables; mantenga el coche en buen estado para que emita menos gases; compre productos de segunda mano y cuide los bosques.

Como último punto, Mejía invitó a los jóvenes hondureños a formar parte del nuevo técnico en meteorología expresando: “Respecto a la Carrera de Meteorología, se va a abrir en el tercer período de este año. Esta semana, a mediados de la próxima, es la fecha límite para poder hacer las solicitudes de cambios de carrera, carreras simultáneas o segunda carrera. Esta es una carrera muy importante porque es técnica, dura dos años, y lo importante aquí es que se van a estudiar los fenómenos meteorológicos, toda la parte de meteorología”.

Conozca a Josué Mejía

Josué Mejía es egresado de la Carrera de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y cuenta con una maestría en meteorología. Tiene amplia experiencia como profesor-investigador del Instituto Hondureño de Ciencias de la Tierra (IHCIT) de la UNAH y es coordinador de la unidad de meteorología de este instituto. Por más de diez años se ha capacitado en temas de meteorología y cambio climático y ha representado a Honduras en eventos internacionales como el Congreso Latinoamericano de Estudiantes de Energía (Latin American Student Energy Summit, LASES 2014) en México.

Noticias relacionadas:

Comentarios