El COVID-19 y su relación con el hongo negro

Honduras reporta el día de hoy 241,826 casos de COVID-19, enfermedad por la cual han perdido la vida más de 6,479 personas. En el país solo el 0.6% de la población se encuentra vacunada y la cifra de las personas que se han recuperado de la enfermedad asciende a 86,150; y como si fuera poco, hoy se agrava la situación de todos los recuperados del COVID-19 porque se reportó el primer caso del hongo negro. 

El coronavirus se presenta en la región en una situación muy grave en los departamentos de Francisco Morazán, La Paz, Valle y Ocotepeque; grave, en El Paraíso; delicada, en Cortés, Atlántida, Yoro, Comayagua, Olancho, Colón, Santa Bárbara, Choluteca, Copán, Intibucá, Lempira y Gracias a Dios; y controlada, solo el departamento de Islas de la Bahía.

En Honduras se presentan aproximadamente entre 80 y 150 casos por día, unos 66 por cada 100 mil habitantes, por lo que la situación es grave en comparación con los países de Latinoamérica según el Proyecto Rodillo, diseñado como un termómetro del coronavirus.

“El hongo negro si bien no es una enfermedad de fácil contagio, se encuentra en el ambiente y los pacientes que se han recuperado del COVID-19 tienen la posibilidad de sufrir esta enfermedad, ya que al igual que en India, en Honduras los casos severos del virus se han tratado con esteroideos y el uso de humidificadores en la estación de oxígeno”, dijo el doctor Óscar Franco, director del Instituto de Medicina Preventiva en los Países Bajos.

Asimismo, comentó que las personas que tienen patologías como diabetes, pacientes oncológicos o VIH positivos tienen mayores posibilidades de contraer la enfermedad del hongo negro o mucormicosis; normalmente este hongo vive en las plantas, en el suelo, pero también en el ambiente y se considera una infección oportunista ya que ataca a los pacientes más vulnerables.

El hongo negro ya se reportaba en pacientes antes del coronavirus, sin embargo, la situación actual aumenta el índice de mortalidad que esta enfermedad alcanza si ataca al paciente, y es de un 50% de posibilidades, y en varios casos se ha tenido que extraer uno o ambos ojos para poder salvar al paciente.

La sintomatología primera es similar a la del COVID-19, ya que lo que produce principalmente es sinusitis, dolor de cabeza y una supuración color negro que sale de la nariz, característica de este hongo; la enfermedad afecta los ojos, los senos paranasales, puede pasar al cerebro y afectar el pulmón o crear deformaciones en las personas que se contagian.

Estadísticas del hongo negro

Uruguay, Chile, Brasil y recientemente México registran casos de este raro y agresivo mal, y países como Argentina y ahora Honduras se suman a esta lista.

El primer caso de hongo negro detectado en Latinoamérica se dio en el Uruguay, de uno de los pacientes que se encontraba a 10 días de haber sido diagnosticado de COVID-19, el paciente presentaba casos de necrosis el 24 de mayo de este año.

Honduras hoy reportó su primer caso en un paciente hombre de 58 años, quien se recuperaba de COVID-19 luego de 3 semanas de haber padecido la enfermedad, y se encuentra en el departamento de Cortés.

Noticias relacionadas:

Comentarios