El estigma y la discriminación pueden propagar el COVID-19, consideran expertos en derechos humanos

El OACNUDH considera preciso realizar esfuerzos adicionales para vigilar los incidentes de discriminación.

La estigmatización y discriminación no es un fenómeno nuevo, se da en todo el mundo y también se lucha por erradicar estas prácticas que hoy también se manifiestan por el COVID-19, enfermedad que se registra en más de 2 millones 600 mil personas.

Tanto en Honduras como en otras naciones se han suscitado actos discriminatorios hacia personas con la enfermedad y su familia, además del personal de salud o extranjeros, y de acuerdo con la Organización Internacional de Migraciones, en comparación con anteriores brotes, la temática de la estigmatización parece haber ocasionado una atención sin precedentes a raíz de la magnitud de la pandemia, las orientaciones claras sobre su denominación (por parte de la Organización Mundial de la Salud), la cobertura en los medios de comunicación y las reflexiones conexas sobre la instrumentalización política.

Por su parte, la Oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) señaló que la estigmatización y discriminación pueden propagar el COVID-19, puesto que estas prácticas podrían llevar a las personas a ocultar la enfermedad para evitar la discriminación, impedir que soliciten atención médica inmediata o disuadirlas de adoptar comportamientos saludables.

Es por ello que el OACNUDH considera preciso realizar esfuerzos adicionales para vigilar los incidentes de discriminación, y las respuestas a dichos incidentes deberían ser rápidas y recibir amplia publicidad, asimismo recomienda la difusión de información exacta y campañas de sensibilización.

De igual forma, el titular del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), Roberto Herrera, hizo un llamado a la población a librarse del estigma y la discriminación, e hizo hincapié en que “todos somos seres humanos y como tales estamos expuestos a ser víctimas de las mismas o semejantes enfermedades a lo largo de nuestras respectivas vidas”.

La red lésbica feminista Cattrachas también se manifestó ante estos ataques, que de acuerdo al monitoreo de medios de comunicación y redes sociales que realizan, registran al menos 17 denuncias que incitan al odio contra personas contagiadas de coronavirus o familiares de estas.

Ante lo anterior, esta organización ha promovido una campaña con el propósito de disminuir el estigma y la discriminación contra las personas que sufren de coronavirus, así como contra su núcleo familiar, el personal sanitario y los equipos de seguridad nacional que están trabajando para hacerle frente a la emergencia.

Por su parte, Ariel Díaz, experto en derechos humanos y analista jurídico, en su artículo “La desnudez de la desigualdad y la discriminación en tiempos de coronavirus” hace mención de los factores en los que según la Organización Mundial de la Salud se basa el estigma asociado con el COVID-19, los cuales tienen que ver con que es una enfermedad nueva y en torno a la cual existen todavía muchas incógnitas, el temor a lo desconocido y la facilidad con la que se asocia ese miedo a “los otros”.

"La comunidad internacional ha recomendado que los gobiernos adopten un enfoque basado en derechos humanos en la estrategia de comunicación, información y educación para acabar con el miedo y el estigma, pero hasta la fecha, el gobierno persiste con su enfoque de intervención”, dijo el analista.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha formulado algunos consejos para contrarrestar la estigmatización. Estos comprenden la difusión de los hechos; la participación de los agentes sociales con poder de influencia; la divulgación de las opiniones, los relatos y las imágenes de quienes se han recuperado de la enfermedad; o la adopción de medidas para garantizar una representación equilibrada de la realidad en los medios de comunicación, así como la difusión de información de base empírica.

Esta organización y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) elaboraron una guía para prevenir y abordar la estigmatización social, y consideran que los gobiernos, los ciudadanos, los medios de comunicación, las personas con influencia clave y también las comunidades tienen un papel importante que cumplir para prevenir y detener la estigmatización.

“Es necesario ser considerados al momento de comunicarnos por las redes sociales y otras plataformas de comunicación, mostrando comportamientos de apoyo en torno a la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19)”, señala el documento, al cual pueden tener acceso dando clic aquí.

Es importante ser conscientes de que una persona con este virus atraviesa una situación difícil, y los actos de discriminación o estigmatización pueden alimentar aún más el drama humano que significa ser víctima de la pandemia.

Noticias relacionadas:

Comentarios