El Instituto en Investigación en Energía (IIE) trabaja en investigación de emisiones de gases efecto invernadero

La investigación se realizará en base a las muestras de Ciudad Universitaria. Foto por: Clarissa Donaire

El Instituto de Investigación en Energía (IIE), de la Facultad de Ciencias, actualmente trabaja en la investigación “Determinación de la huella de carbono por el transporte de los miembros de la comunidad universitaria”, con el objetivo de establecer las emisiones de gases de efecto invernadero que producen las personas a la hora de movilizarse de la casa a ciudad universitaria y viceversa.

 “Lo que pretendemos es que la Universidad sea carbono neutro, que las emisiones de gases de efecto invernadero que se emitan por actividades sean compensadas de otra manera”, comentó el doctor Marco Flores, director del Instituto.

La investigación busca que lo que se genere en emisiones de gases de efecto invernadero por parte de los miembros en Ciudad Universitaria por el consumo de combustible, ya sea por autobuses, carros particulares o motocicletas; se logre capturar o compensar de otras maneras, ya sea sembrando una determinada cantidad de árboles que absorben el CO2 y emiten oxígeno, perfilando la universidad a nivel internacional como carbono neutro.

Para ser carbono neutro hay que determinar otras actividades, pero se analizará una de las que genera la mayor cantidad de emisión de gases de efecto invernadero: el transporte.

Proceso

Para llevar el cabo el proceso de análisis y cuantificación de emisión de gases invernadero por el consumo de combustibles se enviará una encuesta vía correo electrónico este Primer Periodo Académico a todos los miembros de la comunidad universitaria, tanto empleados docentes, administrativos, de servicio así como estudiantes para determinar el tipo de transporte que utilizan, desde qué lugares de la ciudad vienen y cuál es el consumo promedio de combustibles.

Gracia Arteaga, estudiante de la Carrera de Matemáticas, ha colaborado en el proyecto en cuanto al análisis estadístico desde el año pasado.

“Mi trabajo consiste en todo el análisis estadístico, y para ello realizamos la prueba piloto de 104 encuestas. De esa prueba pudimos ver las cosas que podíamos rectificar de la encuesta para realizar este trabajo oficial que vamos a realizar mediante encuestas”, comentó Arteaga, destacando que se harán vía correo electrónico porque es más personal y seguro.

Una vez que se haya realizado el proceso de levantamiento de encuestas, se calcularán las emisiones de gases de efecto invernadero, un trabajo bastante meticuloso en el que Rigoberto Erazo, estudiante de la Carrera de Física, colaborará.

“En este punto se calcularán las distancias exactas de las colonias a las cuales se desplaza cada persona de la comunidad universitaria. Utilizando herramientas como Google Maps, se medirán los promedios de consumo anual de las personas, así como el cálculo del combustible consumido por gente que usa el transporte público”, expresó Erazo.

Para cifrar estas emisiones se utilizan varios protocolos, como el IPCC, siglas correspondientes al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, protocolo que se diseñó en Ginebra, Suiza, a mediados de los 80 y bastante utilizado a nivel mundial, tanto que Estados Unidos y la Unión  Europeas tienen sus inventarios de gases de efecto invernadero utilizando este protocolo estadístico.

Erazo, por su parte, también comentó que este estudio resulta de gran importancia ya que al hacer un cálculo de emisiones de gases de efecto invernadero desde la Universidad se pueden gestionar propuestas de ley para la reducción de los mismos.

Para el Instituto de Investigación en Energía, este estudio es el inicio de proyectos a futuro, por ejemplo, para hacer carbono neutro surgen varias ideas y propuestas, entre ellas reforestar la Universidad con la cantidad de árboles exactos que se necesitan para absorber el carbono emitido por los vehículos.

Noticias relacionadas:

Comentarios