El juego de pelota maya era una representación de la lucha entre el bien y el mal

En el programa Rutas Históricas, el historiador y profesor universitario Arnulfo Ramírez de la Costa presentó el tema “Jugando con las estrellas, el juego de pelota maya en Copán”, a través del que relató los antecedentes históricos de este famoso juego que iba más allá de una simple actividad recreativa, ya que con esta práctica los mayas recordaban la hazaña heroica de los dioses gemelos.

"Que vengan aquí a jugar a la pelota con nosotros, para que con ellos se alegren nuestras caras porque verdaderamente nos causan admiración. Así pues, vengan, dijeron los señores. Y que traigan acá sus instrumentos de juego, sus anillos, sus guantes, y que traigan también su pelota de caucho", es la traducción de un párrafo del Popol Vuh, con el que inició su presentación Ramírez de la Costa.

El historiador explicó que, según lo que indica ese párrafo que se encontró en el libro sagrado de los mayas, donde se describe el juego de pelota maya, los señores del Xibalbá, nombre del inframundo, están invitando a los gemelos heroicos mayas para tener un encuentro de pelota.

“En el Popol Vuh se habla que los dioses gemelos iban a jugar el gran juego de pelota con los dioses del inframundo, como un reto, y estos dioses del inframundo representaban pestes, enfermedades, muertes y todo lo peor, y en este juego de pelota los mayas querían recordar la hazaña heroica de los dioses gemelos, como triunfadores en el gran juego de pelota”, contó el profesor.

Ramírez describió este juego como una lucha entre el bien y el mal, es decir entre los dioses del inframundo y los reyes del mundo de los vivos, por lo que esta actividad era todo un ritual, y precisamente el juego de Copán ha sido considerado uno de los mejores del mundo maya. 

Asimismo, recordó que en Copán se registraron tres zonas que se destinaban para el juego de pelota, la que todo mundo conoce que se encuentra en la Plaza Central, y dos espacios más, uno de estos era el juego de pelota B, que se cree que ahí únicamente se utilizaba para practicar, por lo que era privado, solo para la nobleza.

Una pregunta muy usual que surge con respecto al juego es si realmente hubo sacrificios, y de acuerdo con lo expuesto por el docente universitario, sí los hubo, pues al finalizar el juego se sacrificaba a alguien, aunque todavía existe una discusión sobre quién era el sacrificado.

Asimismo, dijo que siempre ganaban los locales porque, en otras palabras, el juego ya estaba arreglado, y una vez que este finalizaba se celebraba la victoria en la Plaza del Sol, a la que se le denomina estructura 4, donde el rey era recibido por el pueblo y hacía un desfile por todas las estelas de Copán.

Programa completo a continuación:  

 




Noticias relacionadas:

Comentarios