El peligro de usar sustancias químicas en el hogar

Pueden afectar seriamente la etapa de crecimiento de los niños si a diario están expuestos a estos químicos.

Quizá calentar la comida en el microondas en un recipiente de plástico no sea tan buena idea, tampoco usar el insecticida para matar cucarachas o el repelente para ahuyentar a los mosquitos. Aunque es verdad que el uso de estos productos facilita las actividades en el hogar, el empleo de estas sustancias sin el conocimiento adecuado de los riesgos que conllevan trae como consecuencia efectos adversos para la salud.

En Honduras, según informe de la Secretaría de Salud, entre 2002 y 2012 más de 6,000 hondureños fueron hospitalizados por uso indebido de productos químicos altamente peligrosos, la mayoría por productos utilizados en la agricultura; en los hogares, en cambio, es complicada la medición acertada del efecto de los productos que se utilizan.

“A veces las reacciones dañinas aparecen en el momento y nosotros podemos actuar, el problema es cuando los efectos adversos surgen 20 o 30 años después, cuando estamos en una edad mayor y no sabemos de dónde aparecen las enfermedades y ya no podemos tener control de ellas”, sostiene Julia Seidler, profesora retirada de la UNAH y autora del libro "Viviendo con el enemigo", en donde argumenta sobre la peligrosidad y los serios efectos del uso de sustancias químicas en el hogar.

Efectos en niños

En los niños pueden afectar seriamente su etapa de crecimiento si a diario están expuestos, pues durante la su etapa de formación son como una esponja que absorbe elementos dañinos, esto les produce cambios en su sistema hormonal, mismo que regula las emociones, la alegría, la tristeza, ciclos de sueño, entre otros procesos vitales del organismo.

“Cuando dañamos el sistema hormonal, estamos dañando prácticamente nuestra calidad de vida”, dice la excatedrática.

Estudios hechos en diversas universidades alrededor del mundo sostienen que las principales enfermedades que se están generando a raíz del uso de estos productos son el cáncer, Alzheimer, diabetes, problemas de obesidad, entre otras alarmantes patologías.

“Las sustancias químicas derivadas del petróleo están presentes en todos los plásticos, en los productos de higiene personal y limpieza de nuestros hogares, en las cacerolas de teflón que desprenden sustancias y se mezclan con nuestros alimentos”, afirma Seidler.

Además estas sustancias tienen incidencia en la fertilidad masculina y femenina.

Medidas

Pedir a los usuarios no utilizar estos productos es básicamente una tarea titánica, pero es vital tomar algunas consideraciones que impliquen reducir al máximo los productos con agentes tóxicos en casa, e intentar la no exposición de los niños, también es aconsejable reducir la frecuencia de su uso.

Leer las etiquetas de los productos sobre qué contiene o cuál debe ser su uso apropiado deber ser una norma antes de decidirse a comprar o usar un producto.

Otro consejo importante es mantener la casa libre de polvo y usar productos más ecológicos, el bicarbonato sódico, por ejemplo, es suficiente para higienizar cocinas y baños, y el agua con vinagre limpia bien suelos y ventanas.

Lo importante es buscar información que conlleve a proteger la integridad física, para gozar de una mejor salud y por ende una calidad de vida más satisfactoria.

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios