El pensamiento de Ramón Rosa en la Honduras actual ¿qué tan vigente está?

El trío de intelectuales durante su participación, de izquierda a derecha: Mario Argueta, Jubal Valerio y Roger Marín Neda.

Hablar de Ramón Rosa es sin duda hablar de uno de los personajes más influyentes de la historia de Honduras, de un estadista y visionario que dejaría huella pese a su corta vida, (murió a los 45 años); en ese sentido Jubal Valerio, Mario Argueta y Roger Marín Neda, tres intelectuales de la Alma Máter, abordaron su pensamiento y la vigencia en la Honduras de hoy.

La conferencia magistral denominada “El pensamiento de Ramón Rosa en la crisis actual” ahondó en la forma de pensar y el papel fundamental que asumió este intelectual en el momento histórico en el que le tocó vivir, sobre todo cuando fungió como secretario general en el gobierno de su primo, Marco Aurelio Soto, entre 1876 y 1883.

El connotado intelectual Mario Argueta abordó la defensa que hizo Ramón Rosa por la educación, pues el pensador planteaba que esta debe ser en sus tres niveles, de carácter laico, es decir que no debe estar influida por ninguna religión. Además, Rosa aducía que la educación debe ser gratuita y obligatoria.

Argueta lamenta la situación actual que vive el país respecto a la temática que discutieron, pues la califica como un “retroceso o una negación a los principios de Francisco Morazán y de Rosa”.

“Lo que estamos viendo ahora es un estado confesional o teocrático en el que la religión y la política pública van de la mano, provocando divisiones internas en el pueblo hondureño, entre católicos y no católicos, entre creyentes y no creyentes”, argumenta Argueta.

Asimismo, lo difícil de esta realidad vigente, según Mario Argueta, es que todo esto se ha convertido en un “arma muy peligrosa porque en vez de unir a la población la está dividiendo, confundiendo y fanatizando”.

Por otro lado Roger Marín Neda, lamenta que la reforma liberal impulsada por Rosa y Soto no rompió con las viejas bases y estructuras, y que quizá si se hubiera hecho una reforma profunda y no tan superficial, el escenario actual sería algo más alentador.

“La idea no es traer los principios de Rosa como el pensamiento salvador, sino su vigencia y qué podemos aprender de él”, dijo el connotado Jubal Valerio.

El trío de expositores coincide en que la historia del país ha sido básicamente “de frustraciones” y ejemplificó los proyectos fallidos desde siglos atrás como la Federación Centroamericana, el ferrocarril interoceánico y la entrega de tierras a extranjeros en los enclaves bananeros que permitieron que estos llegaran al punto de dictar pautas en la política hondureña.

Los conferencistas agradecieron la participación del público por asistir a un espacio de debate y reflexión para la academia. “En los debates tiene que existir discrepancia para que se genere aprendizaje y ganancia”, finalizó Valerio.

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios