Elecciones pacíficas dan credibilidad y estabilidad al país de cara a un nuevo gobierno

Para diferentes sectores, el nuevo gobierno representa esperanza para conducir al país hacia nuevos estadios de desarrollo.

Los comicios electorales desarrollados en el país el pasado 28 de noviembre fueron caracterizados por ser uno de los procesos electorales más votados en la historia democrática de Honduras, asimismo se eligió a Xiomara Castro como la primera mujer en sentarse en la silla presidencial. Además, pese a los presagios de desastre, las elecciones se desarrollaron de manera pacífica, ahuyentando todos los fantasmas de las elecciones de 2017 marcadas por la violencia, las acusaciones de fraude y la inestabilidad.

“En primer lugar tomar en cuenta que los resultados de las elecciones, como el mismo proceso electoral, no estén marcados por el fraude, ni por el abstencionismo, parece ser un síntoma que Honduras para su crisis sociopolítica que venía desde 2009, pues estábamos en una crisis continuada, Honduras se ha caracterizado por ser un país multicrisis”, señaló Rolando Sierra, director de Flacso Honduras y que tiene una amplia experiencia profesional entre las que se incluye un Doctorado en Pensamiento y Análisis Político, Democracia y Ciudadanía, y coordinador del Informe sobre Desarrollo Humano de Honduras, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre otros cargos.

Para el académico, la percepción en el contexto internacional ha cambiado con el desarrollo de las elecciones, dándole mayor credibilidad a la nación y que con ello se mejora la imagen del país en el mundo, principalmente porque las elecciones se desarrollaron con amplia participación ciudadana, caracterizados por elecciones transparentes y que eso sin duda es buen comienzo para salir de la referida crisis en la que venía sumido el país.

Impacto en la economía

Los expertos consideran que el clima ahora es propicio porque está generando confianza en la inversión extranjera y abre la puerta a las relaciones comerciales con el resto del mundo, en esa misma línea se manifestó la empresa privada para quienes la seguridad jurídica será de vital importancia para que el nuevo gobierno atraiga nuevas inversiones a Honduras en los próximos años.

El flujo neto de Inversión Extranjera Directa (IED) en Honduras fue positivo en 477.9 millones de dólares en los primeros seis meses del 2021, superior en 179.3 millones (60.1%) al monto observado a junio de 2020, destacaron cifras oficiales del Banco Central de Honduras (BCH). Según el documento, los sectores más atractivos para los inversionistas extranjeros fueron servicios (165 millones de dólares) debido a la reinversión de utilidades e inyecciones de capital al patrimonio en el sector financiero.

Le siguen la industria manufacturera (132,1 millones de dólares); comercio, hoteles y restaurantes (99.2 millones); gas y agua (65.5 millones), e industria de bienes para transformación ( 40.1 millones), agregó.

Para Sierra es necesario que la nueva administración consolide su alianza con los diferentes aliados políticos que lo ayudaron a llegar al poder, asimismo considera fundamental que el país entre a una nueva transición política, en donde se respete el estado de derecho, y la seguridad jurídica.

“Si bien Castro ganó la presidencia con un amplio margen, no tiene un control absoluto del Congreso Nacional”, dice Sierra, quien considera que el gobierno de Castro tendrá que llegar a acuerdos que permitan consensos para una transición política y económica adecuada por el bien de Honduras.

Finalmente, los académicos consideran que el amplio respaldo popular a la nueva mandataria, le dará a la nueva administración un margen de maniobra que le permita tomar decisiones con mayor libertad y consenso.

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios