Emilio Álvarez Quioto, toda una vida dedicada a la música

A lo largo del Festival Universitario de las Culturas 2021, la comunidad universitaria y el público en general tendrán la oportunidad de disfrutar de múltiples ponencias y espacios para el fomento del arte y la cultura. espacio donde se presentó Emilio Álvarez Quioto, músico, bajista y productor, quien ha tenido la oportunidad de representar a Honduras en diversos escenarios y eventos a nivel nacional e internacional, por lo que este evento no podía ser la excepción.

Emilio Álvarez Quioto, artista nacional.

Álvarez Quioto forma parte de la banda de rock en español, Diablos Negros, la cual fue invitada para presentarse durante la inauguración del Festival, interpretando tres temas musicales: El Migrante, Junto a mí y No me lastimes (versión acústica).

También es integrante del proyecto Garífuna Wanichigu, el cual se hizo presente con tres canciones; Binsien Habu (Tu amor), que hace alusión al sincretismo y como los garífunas visualizan la adaptación de su visión del cosmos en otras culturas; Santa Bárbara, que hace referencia a la muerte; y la canción Magulegu (Maldad), que trata sobre la aculturación y sus efectos negativos.

Raíces artísticas

Proveniente de una familia garífuna que ha destacado en el mundo artístico gracias a su amor y compromiso por el arte, Álvarez Quioto, identificó su talento musical a temprana edad, iniciando su formación en la Escuela Nacional de Música, ejecutando inicialmente la guitarra acústica.

A los 14 años, comienza un proyecto musical con tres amigos, dando inicio a una de las bandas más reconocidas a nivel nacional, Diablos Negros, banda que se ha mantenido con fondos propios y próximamente estará celebrando 40 años desde su fundación en 1983, en la que actualmente participa como bajista y productor.

 

Agrupación Diablos Negros.

“Empecé a tocar el bajo por una necesidad, en Diablos Negros yo quería ser guitarrista, pero las dos vacantes ya estaban ocupadas, por lo que me pasaron al bajo y hoy por hoy creo que el destino jugó a mi favor”, expresó Álvarez Quioto en una entrevista. 

Además, agregó que al ser una banda de rock la aceptación del público fue uno de los desafíos que enfrentaron, viéndose expuestos a los prejuicios de la sociedad, ya que muchos asocian este tipo de música con las drogas y otros vicios, lo que él asegura es solo un mito.

Enalteciendo la cultura garífuna

Buscando impulsar el folklore y la música tradicional hondureña, ha lanzado varios discos, como ser: Ritmos Garífunas en Honduras; el proyecto Ruguma, de carácter instrumental y el proyecto Wanichigu, un proyecto colectivo donde participan varios artistas Garífunas como Popo Arriola, Alejandra Castillo, Eufemio Mena y por supuesto, Emilio Álvarez Quioto.

Integrantes del proyecto Wanichigu.

Wanichigu trata temas religiosos donde se plasman las visiones garífunas, así como se hace alusión a la muerte, siendo este un punto importante para ellos, quienes cantan y celebran el paso de la vida a la muerte, entre otros temas apegados a los valores culturales que intentan mantener.

“Uno de los grandes aportes que tiene la cultura garífuna es el enriquecimiento y enaltecimiento de nuestra patria, pero no se puede negar que aún hay racismo, hay clasismo y desinformación alrededor de nuestra cultura, particularmente siento que falta informar sobre nuestro origen” compartió Álvarez Quioto.

Con toda una vida dentro de la industria musical, siendo fundador y director ejecutivo de la agrupación Diablos Negros, productor y director de la empresa de eventos Vanguardia Producciones, fundador de la compañía de audio Axcess rental, Bajista en Garífuna Soul Band, Coco bar, Flamingos smooth jazz, Ruguma, Wanichigu, Rootshn entre otros proyectos, el aporte de Álvarez Quioto a la industria musical hondureña es evidente.

“La clave es no desistir, capacitarse, educarse sobre la legislación local seriamente y conocer sobre todo el tema de la participación ciudadana, no suelten sus sueños, en todo momento síganlos”, recomendó Álvarez Quioto para todo aquel que quiera dedicarse a la música.

La Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras espera seguir generando espacios, tales como el Festival Universitario de las Culturas, que permitan dar a conocer el talento de muchos hondureños que como Emilio Álvarez Quioto trabajan día a día para poner en alto el nombre del país.

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios