Vulnerabilidad de mujeres en sus países de origen ha causado feminización de las migraciones en los últimos tiempos

Las estimaciones de las migraciones globales confirman que desde 1960 hasta la actualidad, las mujeres inmigrantes representan aproximadamente la mitad de los migrantes mundiales. Fotografía de https://desinformemonos.org

Con el paso de los años, el papel de las mujeres se ha ido evidenciando en todos los sectores y aspectos de las sociedades, en el caso también de la problemática migratoria, las féminas en los últimos tiempos han pasado de ser la acompañante del hombre en el tránsito migratorio, a jugar un papel predominante durante el éxodo.

Tradicionalmente la peregrinación internacional ha sido una cuestión masculina, pero desde la década de los 60 y 70 se ha ido registrando una feminización de las migraciones, debido a que son más frágiles y violentadas en sus países de origen.

“Estos cambios se han dado por las variaciones de los patrones migratorios; ahora son ellas las que van al frente de las caravanas y definen ciertos criterios de movilidad en su tránsito por Guatemala y México, además son las que tienen mayores problemas de vulnerabilidad en sus países de origen” ,aseguró César Castillo, experto de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).  

Las estadísticas indican que al menos 15,498 mujeres y 9,784 niñas fueron regresadas de México y EE UU durante el 2019, además se registró que entre 2014 y 2019, en total 64,099 mujeres y 24,789 niñas hondureñas fueron retornadas al país.

Por otra parte, estudios realizados reflejan que de enero a junio del 2020, al menos 2,905 mujeres fueron repatriadas a Honduras.

“Las mujeres ya tiene un papel preponderante en la migración, ahora ellas migran por las mismas causas de los hombres, por cuestiones económicas, sociales y políticas, además tienen mayor acompañamiento de los medios de comunicación”, comentó.

Asimismo, para Castillo uno de los incentivos ha sido la mayor apertura de los mercados laborales para la mujer. En España el mercado laboral ha absorbido más a la población femenina y según estadísticas de localidades residentes en ese país, 8 de cada 10 migrantes son mujeres, que se insertan mayormente en el mercado profesional de servicios y cuidados de la población.

“Para viajar a España la estrategia es comprar un paquete turístico y hacer algunas reservaciones allá, además no se necesita visa, sino solo el pasaporte, después toman la decisión de quedarse de manera irregular en España, pero viajan en avión y no corren tantos riesgos como en la ruta hacia EE UU”, añadió.  

Lo que realmente ha cambiado en los últimos cuarenta años es el hecho de que cada vez más mujeres migran de forma independiente en busca de trabajo, en vez de hacerlo como “dependientes” familiares, viajando con sus esposos o reuniéndose con ellos en el exterior.

Sumado a esta tendencia en el patrón de migración femenina, el otro cambio significativo a considerar es el mayor grado de atención que académicos y encargados de diseñar políticas públicas prestan a la migración femenina, al papel del género en los procesos migratorios y, sobre todo, a la creciente participación de las mujeres en el envío de remesas.

Noticias relacionadas:

Comentarios