¿En qué lugar prefieren comprar baleadas los estudiantes de la UNAH?

Uno de los platillos preferidos de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) son las baleadas, que constan de una tortilla de harina preferiblemente hecha a mano, frijoles, mantequilla, en su receta tradicional, con la posibilidad de agregarle plátano, aguacate, carne, chorizo, huevo, entre otros alimentos.

Luego de consultarle a 100 estudiantes de las diferentes facultades de la Máxima Casa de Estudios ¿dónde preferían comprar las baleadas?, los universitarios dejaron muy en claro su postura.

Cabe mencionar que los alumnos en su mayoría no conocen los nombres de los puestos de baleadas, solo los identifican como: “el puesto de baleadas de arriba”, “el puesto de baleadas de abajo” o “ Las que venden dentro de la universidad”.

La respuesta de los compradores de baleadas fue sin duda contundente, dejando ver su preferencia por “El puesto de arriba”, en un porcentaje del 80%, cuyo verdadero nombre es "Baleadas la U" mismo que nace de los estudiantes que así lo nombraban.

Gráfico comparativo con base a la respuesta de los estudiantes.

Gráfico comparativo con base a la respuesta de los estudiantes.

Con 42 años de experiencia, "Baleadas la U” surge de la idea de una mujer con determinación llamada Blanca Rosa Ávila, quien apenas tenía 16 años cuando incursionó en esta aventura gastronómica, la cual nace en forma de un puesto de golosinas.

Gracias a este local de venta de baleadas pudo mantener y criar a sus cinco hijos, de los cuales dos trabajan junto a ella. “Gracias al negocio familiar hemos estudiado y sobrevivido; por ella –Rosa Ávila- siento mucho respeto y amor, porque nos ha enseñado a trabajar”, mencionó Wilmer Sauceda, hijo de la dueña del puesto”.

Ubicados frente al portón de acceso peatonal a mano izquierda se encuentra el puesto Baleadas la “U”.

Ubicados frente al portón de acceso peatonal a mano izquierda se encuentra el puesto "Baleadas la U”.

Esta empresa consta de un aproximado de 12 empleados, los cuales tienen jornadas maratónicas de trabajo, comenzando a las 3:00 de la madrugada hasta las 8:30 de la noche para poder ganar el pan de cada día.

“Les invitamos para que nos puedan visitar y degustar nuestra calidad de baleadas, de igual manera le agradecemos a los clientes que vienen día con día, ya que en ocasiones hacen fila, y tratamos de mejorar con más personal, así que les deseamos que sigan adelante y nos sigan visitando”, concluyó Sauceda.

La baleada más vendida es la que tiene carne, con un precio de 22 lempiras.

La baleada más vendida es la que tiene carne, con un precio de 22 lempiras.

Noticias relacionadas:

Comentarios