Encuentro entre los autores del “Estudio Solidaridad Plus”, el más citado de la historia de Honduras

El Estudio Solidaridad representa la mayor colaboración científica mundial entre los estados miembros de la OMS.

Investigadores hondureños que formaron parte del “Estudio Solidaridad”, considerado el proyecto de colaboración científica más amplio del mundo, se reunieron en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), con el rector Francisco J. Herrera Alvarado, quien fue uno de los principales investigadores por parte del país.

La colaboración de Honduras en el Estudio Solidaridad de la Organización Mundial de la Salud tuvo como investigadores principales al rector Francisco J. Herrera Alvarado y al vicerrector Marco Tulio Medina, Laura Erazo del Hospital Leonardo Martínez, Rosa Ponce de la Secretaría de Salud, y Juan José Flores del Hospital San Felipe, con la asesoría del científico hondureño Sir Salvador Moncada.

Es de resaltar que del Estudio Solidaridad se publicaron dos grandes trabajos, uno en el New England Journal of Medicine (NEJM), y The Lancet en el Reino Unido. Hasta el momento de la redacción de esta nota periodística, con el artículo de colaboración, la UNAH lleva más de 921 citas y en Google Académico 1,650 citas, lo que lo convierte en el artículo científico más citado en la historia de Honduras.

 “Hay un compromiso de la UNAH en esta actividad, hay que resaltar que nuestros colegas son egresados de esta Máxima Casa de Estudios y un digno ejemplo para otros profesionales alrededor del país”, manifestó el vicerrector Medina.

“Quisiera dar un crédito al grupo de investigadores del estudio de Honduras que han estado integrados por diferentes especialistas de seis hospitales de nuestro país, con una vigilancia y un trabajo en equipo. Estos investigadores son especialistas en el área de infectología, medicina interna, general, y que han permitido que se vayan reclutando pacientes convirtiendo a Honduras en uno de los países líderes a nivel mundial en el Estudio”, amplió. 

El ensayo permitió la evaluación de múltiples tratamientos para hacer frente a la pandemia de COVID-19, el proyecto de investigación comenzó el 22 de marzo del 2020, apenas 10 días después de que en Honduras se reportara el primer caso positivo, donde se evaluaron cuatro medicamentos: el remdesivir, la hidroxicloroquina, el lopinavir y el interferón beta 1-a descubriéndose que tuvieron poco o ningún efecto en el curso de la enfermedad Sars-CoV-2 en los pacientes hospitalizados, en el inicio de la ventilación y en el tiempo de estadía hospitalaria.

Con los resultados, Honduras por medio de la UNAH ayudó a esclarecer de una manera científica y ética sobre que medicamentos eran útiles o no para el tratamiento de la COVID-19, contribuyendo al desarrollo científico a nivel nacional e internacional.

Además de la Secretaría de Salud, y los hospitales Leonardo Martínez y San Felipe, participó el Instituto Hondureño Cardio Pulmonar en Tegucigalpa, el Hospital Militar y al Hospital Atlántida en La Ceiba. Los otros participantes fueron Ángel Fiallos, Lesdy Meléndez, Wendy Murillo, Carlos Aguilar, Rosbinda Figueroa, Nery Cerrato, Piedad Huerta y Wendy Moncada.  

Reflexiones  

Flores manifestó sentirse contento de estar reunido con el grupo de investigación, ya que cada médico, desde su hospital, trabajó de manera ardua en el estudio. Desde Solidaridad se continúa con más innovación e investigando y nuevos medicamentos para ver la respuesta que tienen en pacientes con COVID-19. 

“Han bajado los casos en el sentido de los estudios, pero buenísimo realmente que la población no se está enfermando tanto de esta patología. Haciendo estudios es la única forma de saber que es lo mejor para cada paciente”, señaló. 

Por su parte, Erazo agradeció a los doctores Herrera y Medina por la invitación a la UNAH, resaltando que Solidaridad fue un éxito.  

Nuevas investigaciones 

Los estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se encuentran trabajando en el estudio Solidarity Plus, mismo que busca proporcionar resultados sólidos sobre si un fármaco, en este caso el Artesunato, un tratamiento para la malaria severa; infliximab, un tratamiento para desórdenes del sistema inmune como la enfermedad de Crohn y la artritis reumatoide; e imatinib, una droga para ciertos tipos de cáncer como la leucemia, en conjunción con la atención estándar local, puede salvar vidas en personas hospitalizadas con COVID-19 grave o crítico. 

“Este estudio está siendo llevado a cabo en seis hospitales de nuestro país, y Honduras es actualmente uno de los lideres en América Latina en este estudio”, indicó Medina. 

En Honduras, los hospitales que forman parte de Plus son el Hospital General San Felipe en Tegucigalpa; el Hospital del Sur en Choluteca; el Instituto Nacional Cardiopulmonar (Tórax) en Tegucigalpa; el Hospital Regional Atlántida en La Ceiba; el Hospital Leonardo Martínez de San Pedro Sula y el Hospital Militar de Honduras. 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios