“Es crucial reabrir la economía, pero de una manera muy inteligente”: doctor Marco Tulio Medina

La economía hondureña debe reiniciar, pero de forma eficiente.

A raíz de la crisis sanitaria COVID-19, el mundo entero está enfrentando daños en la dinámica económica, social, familiar y cultural, que han sido más o menos severos dependiendo la situación de cada país. En Honduras, uno de los países más pobres de América Latina y el Caribe, según estadísticas del Banco Mundial, “es crucial reaperturar la economía, pero de una manera muy inteligente”, señaló el doctor Marco Tulio Medina, reconocido científico y docente universitario.

Lo anterior fue manifestado por el funcionario de la Máxima Casa de Estudios en relación con la reapertura de la economía de Honduras que se está comenzando.

Cabe mencionar que ya hace casi dos meses, el país está estacionado y la economía se ha visto seriamente afectada en relación al flujo de recursos disponibles.

A fin de proteger a los ciudadanos y evitar en la medida de lo posible los contagios, el Gobierno ha decretado durante este tiempo confinamiento, aislamiento social y que las personas puedan salir el día que le corresponde por el último dígito de identidad o pasaporte a realizar sus diligencias a los supermercados, bancos, farmacias, gasolineras, ferreterías o pueden adquirir comida rápida como autoservicio o servicios a domicilio.

Frente a esta situación, las personas han comenzado a desarrollar y utilizar diferentes formas para comprar y brindar diferentes productos. Así los emprendedores y microempresarios ofrecen productos en línea y entregas a domicilio, y las familias realizan compras y transacciones bancarias desde sus hogares; sin embargo la economía no está funcionando en su totalidad.

El académico considera que “la economía debe realizarse de una manera lenta y progresiva, pero no muy rápida”.

Sin embargo, de no hacerlo de manera paulatinamente, se puede correr el riesgo, tal como ha ocurrido en otras partes del mundo, de tener un segundo pico de incremento de la enfermedad a raíz de un mayor número de personas circulando y aglomerándose.

Medina enfatizó que “uno de los grandes problemas que se tienen en Honduras es que la ciudadanía no ha seguido las medidas sanitarias decretadas para protegerse del COVID-19”.

De igual manera, el experto considera que la economía deber reabrirse, pero acatando las medidas de bioseguridad necesarias. “Estas servirán  como una herramienta importante para garantizar que la economía efectivamente se reabra sin que luego tengamos que volver a cerrarla”, afirmó Medina.

Para finalizar, Medina indicó que la reapertura económica debe permitir y garantizar la seguridad alimentaria, la gobernabilidad y la estabilidad del país en todos los sentidos.

Noticias relacionadas:

Comentarios