¿ES LA RELIGIÓN EL OPIO DE LOS PUEBLOS?

Karl Heinrich Marx (5 de mayo de 1818 - 14 de marzo de 1883).
 
Marx fue un intelectual alemán del siglo XIX conocido por sentar las bases de un socialismo científico, en contraposición al subjetivismo predominante en las ideas revolucionarias de los siglos anteriores. 
 
Sus críticas a la economía de la época no solo desnudaron la tesis de la explotación por parte de una clase dominante sino que dieron paso a una nueva concepción de esta ciencia, redescubriendo conceptos y acuñando ideas que hasta la fecha siguen siendo imprescindibles al momento de entender la lógica de un mercado global en desarrollo. 

Los esfuerzos de Marx por crear una psicología social sirvieron de pauta para comprender el desarrollo de la historia desde un punto de vistas meramente humanista, enfocado en la relación entre los seres humanos y su entorno. 

Quizá por su incidencia en la política, su nombre ha sido borrado de los libros de filosofía o reducido a un pequeño apartado. Es de muchos desconocer que Karl Marx es uno de los filósofos más importantes de todos los tiempos. Su magna creación, el materialismo dialéctico, ha sido una de las herramientas (por encima de una teoría) más importantes para entender la realidad en cuanto a la cantidad de intelectuales y grupos políticos que hasta la fecha lo promueven, y en cuanto a su complejidad. 
 
Para muchos, el alemán de barba blanca que murió en la miseria no es más que el hombre de la frase "La religión es el opio de los pueblos", y de ahí su repudio por parte de fundamentalistas religiosos o promotores de la llamada teoría económica capitalista. Para otros, es un importante personaje de la humanidad, una fuente imprescindible al momento de hablar de ciencia. Las bases de su teoría filosófica insisten en concebir una realidad cambiante, en constante y permanente movimiento; si la religión es el opio de los pueblos es algo que las sociedades actuales tendrán que responder, en aquel momento sí lo fue.
 

Noticias relacionadas:

Comentarios