Escuela de Microbiología realiza simposio sobre liderazgo

Parte de los participantes del Simposio.

La Escuela de Microbiología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) desarrolló, a través del Instituto de Investigaciones en Microbiología (IIM), un simposio sobre conversación estratégica, aprendizaje activo y desarrollo de liderazgo.

Aunque el referido espacio de intercambio profesional fue pensado inicialmente solo para investigadores, la directora del IIM, Lourdes Enríquez de Madrid, señaló que al final participaron también algunos docentes y empleados administrativos de otras unidades, pues el objetivo de la actividad es mejorar el quehacer de cada uno.

“Es una actividad de fortalecimiento del personal del Instituto, que se extendió a personal docente de la Escuela de Microbiología y hacia otros institutos de investigación, ya que estamos viviendo momentos en los cuales necesitamos desarrollar estrategias para mejorar nuestro trabajo y obtener mayores logros para la Universidad y para el país”, dijo.

Colaboradores internacionales

Para la realización del evento se contó con la colaboración de facilitadores como la doctora María Elena Bottazzi, egresada de la Escuela de Microbiología de la UNAH y ganadora del Premio a la trayectoria de investigación 2018 por parte de la Fundación Carlos Slim, entre otros profesores del Baylor College of Medicine (BCM) de Houston, Texas.

“Mi contribución es siempre venir al país y trabajar con la Escuela de Microbiología, sus institutos; la oficina de investigación en ciencias biológicas, para traer grupos de capacitación no solo en aspectos técnicos, sino también gerenciales o de liderazgo”, manifestó.

La académica resaltó los avances de la Alma Máter en cuanto a los métodos de docencia y transferencia de conocimientos, así como en materia de investigación científica.

“Esa transición realmente está trayendo grandes aportes no solo al cambiar los métodos de docencia para transferir conocimientos a los estudiantes, sino al incorporar también estudios de investigación que son necesarios para el país y publicar los resultados para internacionalizar el trabajo de la Universidad”, dijo.

En materia de investigación científica, Bottazzi señaló que los principales desafíos de la UNAH, al igual que de toda institución, deben centrarse en la permanente capacitación de su recurso humano y el desarrollo de la infraestructura y la cultura.

En ese sentido resaltó la importancia de trabajar en comunidad, ya que “el rol de poder ejercer investigación es crear evidencia” que puede ser utilizada para crear políticas públicas que atiendan los principales problemas de país.

Participantes

La Escuela de Microbiología es una de las unidades de la UNAH que más destacan en materia de investigación científica, contribuyendo desde su ámbito de acción a la solución de grandes problemáticas nacionales. Esta característica la doctora Enríquez la atribuye al hecho de que los microbiólogos por definición son investigadores.

“La carrera forma investigadores, eso ha permitido que hagamos investigación que aporte conocimientos para tomar decisiones en relación con las enfermedades infecciosas que aquejan a la población, que implementemos nuevas metodologías, que realicemos publicaciones, que ampliemos nuestras redes de socios y aliados estratégicos y últimamente que también tengamos gestores tanto de los investigadores como de los espacios”, expuso.

Un ejemplo de la premisa anterior es el doctor Gustavo Fontecha, quien este año recibirá el Premio Investigación Científica UNAH 2018 en la categoría Investigador de Larga Trayectoria, en reconocimiento a su labor científica por más de 10 años y su récord de publicación continua.

En el marco del evento académico en el que también participaron otros reconocidos investigadores, Fontecha, cuya trayectoria la ha dedicado al estudio de la genética, la biología molecular y la parasitología, resaltó que “como académicos están llamados a generar su propio conocimiento” y consideró que este tipo de capacitaciones son se suma importancia para los protagonistas del área más humana de la ciencia, y por lo tanto no deben descuidarse.

“Este tipo de espacios de interacción nos permiten conocernos mejor a nosotros mismos para poder relacionarnos mejor con los que nos rodean, para construir lazos”, expuso.

Noticias relacionadas:

Comentarios