Especialista de la Universidad de Sao Paulo, Brasil expone sobre la Leishmaniasis en las Américas

Con el objetivo de dar a conocer los avances científicos y los nuevos desafíos orientados en fortalecer la reducción de la proliferación de la Leishmaniasis en las Américas, enfermedad considerada como una de las más complejas debido que puede hasta provocar la muerte, Fredy Galvis Ovallos, investigador del Departamento de Epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Sao Paulo, Brasil, impartió la conferencia internacional: “Leishmaniasis visceral: principales vectores y perspectivas para su control”.

Lo anterior lo dio a conocer este día en el marco del “Simposio Internacional: Actualización sobre enfermedades tropicales de transmisión vectorial”, evento organizado de manera virtual por del Departamento de Parasitología de la Escuela de Microbiología, con el apoyo del Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Honduras y la Facultad de Ciencias: https://bit.ly/2Wd8pU9

Sobre este padecimiento el especialista detalló que es provocado por un parásito digenético microcelular (protozoarios de género Leishmania) que es transmitido por diferentes vectores, principalmente por un insecto tipo mosquito, conocido popularmente en algunos países como quemador por su dolorosa picadura (flebótomo), animales silvestres, como por animales domésticos, específicamente por el perro.

“En las Américas tenemos al perro como principal reservorio de este parásito (Leishmaniasis visceral), y por esa proximidad que tenemos con estos animales domésticos, ellos también constituyen un factor de riesgo para la adquisición de esta enfermedad en los seres humanos”, señaló el conferencista.

Amplió, esta ocurre generalmente en países o en poblaciones vulnerables con dificultades en el acceso a los servicios de salud, que está presente en todos los continentes, principalmente en África, Asia y América, que esta situación de vulnerabilidad complica las estadísticas de morbimortalidad. Además, cuenta con diferentes ciclos epidemiológicos, involucrando diferentes vectores, diferentes agentes etiológicos, diferentes reservorios.

Continuó explicando que esta enfermedad se divide en dos grades grupos: la Leishmaniasis Tegumentaria cutánea, donde el paciente sufre la exposición de secciones de la piel o bien provocándole una infección mucocutánea (infección tipo ulcera dentro de la cavidad bucal).

Asimismo, habló de la Leishmaniasis visceral, esta última con características y síntomas más severos: caracterizada por la infección órganos internos, crecimiento del hígado y el bazo, como la provocación de fiebre, pérdida de peso, anemia y que si no es tratada adecuadamente a tienden puede causar la muerte, afectando mayormente a niños menores de cinco años, como a personas de la tercera edad. Además, describió lo relacionado a los ciclos de transmisión, las características de los mosquitos, entre otros.

Por lo anterior, comentó que, en algunos casos genera un impacto fuerte psicosocial por la estigmatización social que puede llegar a sufrir el paciente, por exponer en público sus lesiones en la piel. En ese sentido, enfatizó la importancia de su diagnóstico en tiempo y forma, como su control de propagación, debido que es una enfermedad, que por lo general es confundida por otro tipo de enfermedades tropicales infecciosas.

Datos estadísticos

“La Leishmaniasis Tegumentaria en las Américas contamos con 20 países de transmisión, endémicas en 18 países, con un promedio de casos de 55,000 casos al año, solo en el año 2017 se reportó 49,959 nuevos casos. Principalmente las formas clínicas son cutáneas, pero también tenemos las formas mucocutáneas, la transmisión sigue siendo predominante en medio selvático, pero también con la importancia de la transmisión domestico rural o periurbano, en algunas regiones”, indicó Galvis Ovallos.

En el caso de Brasil explicó que han encontrado otros vectores identificados entre ellos la lutzomyia cruzi y Migonemyla migonei, insectos que pueden participar también en esos ciclos de transmisión.

Sobre la Leishmaniasis visceral señaló que es endémica en 13 países, presenta una media anual aproximadamente de 4,422 casos en humanos, y que es importante resaltar es que Brasil responde el 95% de esos casos.

En el caso de Honduras informó que se registra el complejo Lutzomyia longipalpis (tipo de mosquito), con la especia 9MGB, misma que se encuentra en diferentes regiones de las Américas, entre ellas Brasil, país donde se ha identificado cuatro tipos de esta especia críptica, incluyendo dos que se han ubicado en Sao Paulo.

Otros factores

Otro de las determinantes epidemiológicas mencionados en la presentación, que aumenta el riesgo del contacto con el vector transmisor del fastidioso parásito, son el tipo de estructura de las viviendas, las conductas socioculturales, que estudios asocian también el tema de a la desnutrición, la introducción de poblaciones susceptibles a áreas de riesgo tal es el caso de las labores ocupacionales, donde la persona le toca trabajar en zonas selváticas, actividades como la caza o actividades agrícolas, han sido asociadas en la ocurrencia a la Leishmaniasis.

“Los seres humanos entramos también en el ciclo de forma accidental, adquiriendo esos patógenos que son transmitidos cuando vivimos en áreas endémicas, o entramos en áreas del ciclo natural de estos flebótomos”, recordó el especialista.

Noticias relacionadas:

Comentarios