Especialista del OUTSCC-UNAH brinda conferencia sobre vínculo entre el cambio climático y el turismo

El OUTSCC-UNAH está localizado en el CURLA.

En el marco de la III edición del Congreso de Turismo Sostenible, Región 12 Centro, la especialista del Observatorio Universitario de Turismo Sostenible y Cambio Climático (OUTSCC-UNAH), Gissela Hernández; brindó este jueves 26 de agosto la conferencia denominada ¿Cuál es el vínculo entre el cambio climático y el turismo?

Como parte introductoria de su intervención, la expositora quien es licenciada en Biología, con un máster en Ciencias ambientales con orientación en clima y energía, por la Universidad de Ginebra, Suiza, y cuenta con estudios en sistemas de información geográfica y en gestión de riesgos climáticos y geológicos, explicó que el cambio climático es producto de la variabilidad climática natural más las actividades humanas.

Entre las causas naturales mencionó la radiación solar, erupciones volcánicas y la circulación oceánica; las antropogénicas, mientras tanto, dijo están relacionadas con la quema de combustibles fósiles, tala de bosques y alteraciones en el uso de grandes extensiones de suelo.

Con base en su experiencia resaltó que si bien es cierto el efecto invernadero provoca temperaturas de 15 grados, permitiendo con ello que haya vida en la tierra, pues si no existieran, las temperaturas serían muy frías, el problema es el exceso de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera, lo que ha provocado el calentamiento global que ha traído como consecuencia el aumento de hasta 2 grados centígrados.

Impacto en el turismo

Con respecto a los efectos observados y que también están afectando al sector turismo, Hernández señaló el aumento en la frecuencia de olas de calor, así como de las lluvias fuertes y sequías, incremento de las temperatura y acidificación de los océanos sin que los organismos logren adaptarse, y propagación de enfermedades.

Al respecto, señaló que la mitigación y la adaptación constituyen las principales estrategias para hacerle frente al cambio climático. La primera se enfoca en disminuir las emisiones de GEI, mediante buenas prácticas; la segunda, como su nombre lo indica, consiste en adaptarse a vivir con dichos efectos, estableciendo planes de emergencia y realizando acciones tan sencillas como por ejemplo la siembra de árboles y recolección del agua lluvia para su utilización durante el verano.

En lo referente a turismo sostenible y cambio climático específicamente, la especialista resaltó que el abordaje de la temática ha sido liderado por la Organización Mundial de Turismo (OMT), el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Foro Internacional de Transporte (ITF). Producto de sus esfuerzos, en el año 2003 se realizó la primera conferencia internacional sobre cambio climático y turismo, Túnez, de donde surgió la Declaración de Djerba; la segunda tuvo lugar cuatro años después en Suiza, a partir de la cual se insta a los países y a las organizaciones internacionales a cumplir los compromisos adquiridos, y la tercera en el 2014 en Filipinas, tras otros acontecimientos previos.

Según datos de la OMT, en el 2005 la contribución del turismo a las emisiones de CO2 a nivel mundial era del 5%, 75% el rubro del transporte, 21% por alojamiento y 4% por otras actividades turísticas y para el 2030 se proyecta que las emisiones del sector turismo incrementarán un 0.%.

Debido a la relación directa que existe entre turismo y cambio climático, la integrante del equipo de trabajo del Observatorio Universitario de Turismo Sostenible y Cambio Climático (OUTSCC), situado en el Centro Universitario Regional de Litoral Atlántico (CURLA) que tiene como objetivo la generación, sistematización y divulgación de información pertinente y relevante para contribuir al creciente sostenible del sector turístico en el país, recomendó tomar acciones como el ahorro de energía, eficiencia energética, uso de energía renovable y campañas de reforestación.

Asimismo señaló que desde su creación e inicio de funciones en el año 2016, dicho ente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) monitorea indicadores sobre gestión energética, gestión de riesgos, gestión de residuos, transporte relacionado al turismo, transporte aéreo, estacionalidad del turismo, beneficios económicos para la comunidad y el destino, área protegida y grado de protección, control del desarrollo turístico, disponibilidad y conservación del agua y tratamiento de aguas residuales.

Detalló que el censo de establecimientos de hospedaje de La Ceiba, realizado en el 2018, encontró que al momento del levantamiento de datos existían 79 establecimientos activos, de los cuales solo el 20.6% había recibido alguna capacitación sobre eficiencia energética. Pese a que el 84.1% tenía sistemas de aire acondicionado, 90.5% sistemas de refrigeración y 77.8% ambos, solo 6.3% utilizaba energía renovable, pero el 84.1% estaba interesado.

Su participación completa puede visualizarse en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/unahoficial/videos/569515577576232.

Noticias relacionadas:

Comentarios