Estudiantes capacitan a 2,000 privados de libertad y forman consejeros jurídicos

Los estudiantes dejaron instalado un buen grupo de consejeros jurídicos en la PN.

Estudiantes de la Carrera de Trabajo Social que realizaron su práctica profesional en los Juzgados de Ejecución de Tegucigalpa capacitaron sobre emprendimiento, desarrollo humano, inserción laboral, resiliencia y proyecto de vida a más de 2,000 personas privadas de libertad y sus familiares.

A la par de estas capacitaciones, las estudiantes se dedicaron a formar a voluntarios o consejeros jurídicos, internos que ayudarán a los 6,800 de sus compañeros a aplicar y conocer sus derechos y beneficios, como la preliberación, libertad condicional y trabajo comunitario.

La formación de estos voluntarios se realizó tras descubrir que un gran número de internos son analfabetas, por lo tanto, los compañeros consejeros les guiarán sobre cómo peticionar los procesos.

El proyecto se realizó durante el período de práctica profesional por un grupo de estudiantes en su totalidad mujeres, donde además enseñaron a elaborar productos químicos (jabón, desinfectantes y perfume entre otros) a los privados de libertad de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) y a menores infractores de los centros pedagógicos Renaciendo y Sagrado Corazón de María.

Asimismo, los padres de los menores infractores fueron capacitados durante una jornada completa en temas como: comunicación, valores familiares, control del estrés y prevención de violencia.

Trabajo social

Sara Lagos, estudiante e integrante del grupo que realizó su práctica profesional en los Juzgados de Ejecución, ahondó que también se capacitó en temas como drogadicción, autoestima y sexualidad. “Fue un año de mucho trabajo y muy productivo”, recalcó.

Actividad

Por otra parte, Lagos indicó que a los privados de libertad se les enseñó a elaborar productos para que sean ellos quienes los comercialicen con el propósito de generar ingresos económicos.

Lidia Escober, del Departamento de Trabajo Social de los Juzgados de Ejecución, destacó el aporte de las universitarias en el sistema penitenciario, quienes además de las capacitaciones dejaron instalados grupos de voluntarios o consejeros legales.

“Hemos tenido su apoyo técnico muy valiosísimo, además de los aportes en investigación y capacitación”, detalló la funcionaria.

De la misma forma, al finalizar, Georgina Ponce, coordinadora del Área de Trabajo Social de la Penitenciaría Nacional, dijo que su trabajo fue excelente: “Les agradecemos mucho sus capacitaciones y sus estudios socioeconómicos”.

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios