Estudiantes de Ingeniería Agroindustrial del CURC crean equipo para laboratorio de procesamiento

Al finalizar el evento de presentación se ofreció un recorrido por las instalaciones del laboratorio donde se explicó sobre los proyectos.

Secador de granos, equipo de levante e izaje, extractor de aceite, jaula inmovilizadora y una caldera son los equipos creados por futuros ingenieros agroindustriales para ser utilizados en los  laboratorios de procesamiento agroindustrial del Centro Universitario Regional del Centro (CURC) de Comayagua.

Dicho equipo representa una innovación en esta área debido a su bajo costo y alta calidad de eficiencia, ya que los estudiantes utilizaron diferentes materiales conocidos como “chatarra” y con base a sus conocimientos pudieron transformarlos en equipos útiles, los cuales funcionarán en el laboratorio de procesamiento industrial, donde los estudiantes realizan sus prácticas. 

 “Yo felicito al ingeniero Rommel Bonilla por crear, junto a sus estudiantes, esta propuesta de equipo utilizado con materiales desechables para crear tecnología que se puede adaptar a cualquier municipio para brindar un servicio de gran importancia para la zona. Y lo más importante es que los costos son reducidos”, manifestó el máster Julio César Turcios, director del CURC.

Esta iniciativa emprendedora llena de mucha satisfacción a la comunidad universitaria y especialmente a la Facultad de Ingeniería, por la suma de beneficios que se pueden obtener a partir de los equipos creados desde aprendizaje para las futuras generaciones de ingenieros hasta utilidad para la misma zona.

“Esta es una importantísima actividad en la cual estudiantes de ingeniera Agroindustrial  junto a su docente, tomaron de la chatarra que había aquí en el centro y construyeron máquinas de muy buen rendimiento, con mano de obra de ellos mismos y que son de mucha utilidad para el área agroindustrial, lo que fortalecerá aún más la vinculación de la Universidad con la sociedad”, recalcó el ingeniero Marco Ramos, coordinador de los futuros posgrados de la Facultad de Ingeniería.

Este grandioso proyecto es parte de la metodología de enseñanza que busca pasar de la teoría a la práctica, es decir de maquetas a productos terminados y útiles.

“Para nosotros como centro y como carrera es un orgullo que estemos presentando este trabajo que genera vinculación Universidad-Sociedad, porque los estudiantes crean tecnología que puede ser utilizada en favor de la comunidad”, expresó Miriam Rivera, coordinadora de la Carrera de Ingeniería Agroindustrial del CURC.

Con esto los docentes buscan, por un lado, desarrollar el componente didáctico, es decir que el estudiante aprenda haciendo, aumentar el aspecto investigativo, desarrollar la vinculación Universidad-Sociedad, trabajar técnicas de reciclaje y que ellos aprendan a emprender un negocio.

Noticias relacionadas:

Comentarios