Universitarios elaboraron suplemento alimenticio con cáscaras de sandía

Para elaborar el suplemento alimenticio, durante tres semanas los alumnos hicieron pruebas científicas.

Con el fin de brindar soluciones novedosas a los problemas de alimentación y agro en Honduras, estudiantes por egresar de la Carrera de Ingeniería Agroindustrial, del Centro Universitario Regional del Centro (CURC), elaboraron un suplemento alimenticio en forma de hojuelas, utilizando la cáscara de sandía como una alternativa nutricional.

Según Rudbel Barahona, ingeniero in fieri egresado del CURC y parte del grupo que realizó el proyecto antes mencionado, afirmó que “la iniciativa surge por la necesidad de poner en práctica todo lo aprendido en nuestra carrera (Ingeniería Agroindustrial), y porque la mayoría de las personas no hacen nada con los desechos de las frutas”.

“En nuestro caso, con esta investigación contribuimos en la parte nutricional, porque debido a los estudios hechos, se pudo constatar que la cáscara de sandía es muy rica en fibra y también contiene vitaminas como A, E y C.  Asimismo brindamos un aporte importante en la parte ambiental, ya que los desechos de la cáscara de sandía en cantidades industriales son una de los principales fuentes de producción de mohos y bacterias”, aseguró Barahona.

Proceso de producción

Para elaborar el suplemento alimenticio, durante tres semanas los alumnos hicieron pruebas científicas con el apoyo de su asesora de tesis, la doctora y especialista en nutrición, Gabriela Bulnes.

“Fue difícil al principio, pero gracias a la experiencia de la doctora Bulnes se nos facilitó el proceso de encontrar las cantidades exactas para que el suplemento llegara al punto que nosotros queríamos”, aseguró Barahona.

Cabe mencionar que el producto final es una hojuela que se puede comer en seco o con leche, ya que es muy parecida a los cereales que están en el mercado, sin embargo, al ser producido de cáscara de sandía, tiene un valor nutricional superior. Es importante aclarar que para llegar a este producto como hojuela, se tuvo que añadir a la harina de la cáscara de sandía, semolina y jarabe de malta.

Según Rudbel Barahona, en el proceso también se realizaron pruebas sensoriales para evaluar cinco características fundamentales: sabor, olor, color, textura y consistencia, con la salvedad que en todos los aspectos salió muy bien evaluado.

Nuevos retos

Es importante recordar que el CURC estuvo presente en la primera expoferia académica en Ciudad Universitaria, como parte del primer congreso de Docencia Universitaria "Construcción de saberes: un desafío para la docencia universitaria", con dos tesis realizadas por alumnos de la Carrera de Ingeniería Agroindustrial, de las cuales una era el proyecto en mención y también un proyecto de investigación sustentada por estudiantes del Técnico en Alimentos de esta institución.

Cabe mencionar que los estudiantes del grupo que realizaron el proyecto de la elaboración del suplemento alimenticio también participaron como ponentes en el primer Foro de Seguridad Alimentaria y Nutricional, organizado por la Mesa de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Región 02 valles de Comayagua, y próximamente expondrán su producto en la VI Feria Científica que realizará el CURC, en este mes de noviembre.

“Esperamos patentar este producto pronto y convertir en realidad nuestro sueño de ingresarlo al mercado de Honduras con el apoyo de nuestra Universidad”, finalizó Rudbel Barahona.

Noticias relacionadas:

Comentarios