ESTUDIANTES DE LA UNAH CONSTRUYEN HELICÓPTERO DE VIGILANCIA

Dany Tomé, Moisés Argueta, Josué Mejía y Juan Flores, integrantes de "Los Argonautas", muestran su invento.

Cuatro estudiantes de último año de la carrera de Ingeniería Eléctrica de la UNAH), quienes se autodenominan «Los argonautas», construyeron un prototipo de un helicóptero de cuatro hélices que permitirá mediante una cámara y un GPS, realizar labores de vigilancia, monitoreo, inspección y gestión de riesgos. Esta es una iniciativa que refleja los esfuerzos universitarios para producir tecnología que posteriormente puede ser patentada.

«Este aparato puede ser útil para ver hornos calientes, monitorear líneas de transmisión e inspeccionar líneas eléctricas. Por su capacidad para levantar peso también puede ser una alternativa para movilizar medicamentos en caso de alguna emergencia por una catástrofe natural», indicó Moisés Argueta, uno de los integrantes del grupo.

Por su parte, Josué Mejía, también representante de «Los Argonautas», explicó que el aparato también podrá servir para localizar sobrevivientes que han sufrido algún percance a causa de un desastre natural. «Incluso se le pueden colocar sensores meteorológicos para tomar datos puntuales de eventos extremos. Eso es lo que hace la diferencia entre comprar las cosas y construirlas uno mismo», afirmó.

Dany Tomé, otro de los miembros del grupo, explicó que el dispositivo podrá recolectar datos para hacer estudios de temperatura, humedad y posición, «también puede ser un dispositivo inteligente, podemos trazar el recorrido que queremos que haga. Este es solo el prototipo, en un futuro diseñaremos otros modelos más modernos y a precios más bajos».

Sobrevolará Ciudad Universitaria

Los argonautas realizarán pruebas experimentales para probar la funcionalidad de su invento, porque sobrevolarán Ciudad Universitaria para captar tomas aéreas desde unos 30 metros de altura. El aparato será manipulado por un control remoto cuyo alcance es de un kilómetro a la redonda y uno hacia arriba, dependiendo de la velocidad del viento.

La construcción del pequeño helicóptero ya está finalizada, actualmente el equipo requiere de algunos detalles en la parte de comunicación ergonómica y estiman terminarlo antes de que finalice el actual período académico. Cabe destacar que el costo de los materiales utilizados para la construcción ha sido cubierto por la decanatura de la facultad.

Juan Flores, otro de los desarrolladores del proyecto, reveló que quieren dar a conocer su proyecto en la universidad para luego vincularlo con la sociedad, «cualquier necesidad tecnológica es fuente de nuevos proyectos», detalló.

 

Otros proyectos 

A corto plazo «Los argonautas» planean aportar con su producción tecnológica, soluciones a microempresas, hospitales y centros de salud, así como brindar apoyo a las demás carreras de la universidad. «Hay lugares por ejemplo en los que se va la luz y no cuentan con un respaldo eléctrico, nosotros podríamos hacerles un banco de baterías, podemos colocarles un panel solar y la ventaja de un panel solar es que si se compra aquí es bien caro, pero nosotros podemos mandar a traer las células y construirlo. Con esto no solo minimizamos los costos en cuanto a la construcción, sino, la inversión del mantenimiento», dijo Mejía.

Flores,  Mejía, Argueta y Tomé coinciden en que para ser profesionales más competitivos necesitan que se actualice la carrera y se incorporen orientaciones como biomédica, mecatrónica y robótica, entre otras. Según este grupo de estudiantes, próximos a egresar de la Máxima Casa de Estudios, urge la creación de más laboratorios de investigación en la universidad, ya que su objetivo es motivar a los demás estudiantes para que sigan con esta iniciativa y se involucren en los proyectos.

«Cuando tengamos el laboratorio de investigación no solo vamos a desarrollar tecnología, también daremos charlas, conferencias, talleres y clases. Queremos compartir nuestros conocimientos. Si la universidad quiere seguir desarrollándose debe invertir en ciencia, tecnología, investigación e innovación, los países desarrollados en eso invierten», comentaron.

«Si nosotros desarrollamos tecnologías y logramos patentarlas podemos hacer un mercado de ellas, vamos a incentivar a nuestros compañeros a desarrollar ciencia y tecnología para crear su propio negocio y generar empleo. No queremos ser empleados», concluyeron.

En este sentido, cabe mencionar que la Dirección de Investigación Científica de la UNAH, trabaja en la creación de una política universitaria de Propiedad Intelectual, donde proyectos como éste podrán tener un respaldo legal para su posible comercialización.  

Noticias relacionadas:

Comentarios