Estudiantes de Química y Farmacia debaten sobre cannabis para uso medicinal

La actividad se llevó a cabo en el aula 203 del edificio I1 de la Facultad de Química y Farmacia.

Un debate académico sobre el uso medicinal de la marihuana fue desarrollado por estudiantes de la asignatura de Botánica Farmacéutica de la Carrera de Química Farmacéutica, de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Alrededor de 120 estudiantes de tres secciones de esta asignatura se reunieron en dos grupos; uno a favor y otro en contra de la utilización de la marihuana como uso medicinal para desarrollar el debate que fue conducido por el moderador Carlos Enríquez, docente de esta clase.

Beneficios

Para  Yasmín Aguilar, parte del equipo que estudió el tema desde el aspecto positivo de la utilización de este producto a nivel medicinal, opina que “el uso de plantas y principios activos es muy beneficioso en cuanto al sistema nervioso central”.

“Los tres principios activos de la cannabis: cannabinol, cannabidiol y los canabitrones, son factibles utilizados para el tratamiento del sistema nerviosos central, antiespasmódicos, antiinflamatorios, como sedantes para esclerosis múltiple, efectos de relajación y antiestresantes para las personas que padecen ansiedad y bipolaridad mixta, ya sean infusiones orales e intravenosas”, explicó.

Contra

“Uno de los puntos más importantes es que genera adicción, sin importar la cantidad, y los efectos son a corto y no a largo plazo, como un tratamiento que una vez siendo efectivo se dejará de consumir, tampoco hay estudios que respalden que sus efectos serán a largo plazo”, expuso Fabiola Vásquez, parte del equipo que estuvo en contra del uso medicinal de la cannabis.

Agregó que el organismo se vuelve tolerante y su consumo se vuelve mucho más, además se deben tratar en el país varios temas antes de su legalización y cultivo.

Conclusiones

“Los fármacos tienen un nivel de adicción que puede provocar farmacodependencia. Como un beneficio general habría menos afecciones en el sistema nervioso central y un efecto secundario sería la adicción, más sueño, apetito, líbido sexual, así como problemas de disfunción eréctil y eyaculación precoz una vez deje de consumirlo”, resaltó Aguilar.

Por su parte, Vásquez expresó: “Nuestra sociedad aún tiene problemas para tratar de regular el consumo de tabaco y alcohol, que son sustancias legales y se ve a niños de 12 años consumiendo productos cuando lo legal es hasta los 21 años”.

El docente de la asignatura, Carlos Enríquez, concluyó: “Podríamos decir que sí es una solución para las personas de escasos recursos -por tratamientos caros para enfermedades como esclerosis múltiple- y teniendo en cuenta que tiene sus contraindicaciones como varios medicamentos”.

Noticias relacionadas:

Comentarios