Estudiantes de Terapia Funcional dan cobertura a 17 centros de rehabilitación en Tegucigalpa

Imágenes del Asilo de Ancianos Salvador Aguirre.

En el marco de la asignatura de Práctica Supervisada III, unos 97 estudiantes de la Carrera de Terapia Funcional, de la Facultad de Ciencias Médicas, se desplazaron a 17 centros de rehabilitación (o áreas relacionadas) ubicados en la capital en los cuales brindaron unas 6,000 atenciones.

“La clase de Práctica Supervisada III es un preámbulo hacia su servicio social y permite a los estudiantes poner en práctica sus conocimientos y adquirir más competencias que le servirán para proyectarse en su labor futura”, detalló la licenciada Ethel Maldonado, coordinadora de la Carrera de Terapia Funcional.

Maldonado añadió que si las 6,000 atenciones tuvieran un costo mínimo de 350 por sesión, esto se traduciría en más de dos millones de lempiras.

La Carrera de Terapia Funcional conlleva tres asignaturas de práctica profesional supervisada, pero es en la última en donde se les asigna pacientes, de manera que ellos se encargan de darle la atención.

Este es un aporte técnico que se está dando a través de programas de vinculación por medio de prácticas que son supervisadas por los docentes. Los estudiantes fueron asignados de acuerdo a la necesidad de cada centro o institución pública o privada.

Instituciones atendidas

La atención fue dada en centros de rehabilitación como, por ejemplo, Teletón; el Instituto Hondureño de Seguridad Social, el Hospital General San Felipe, el Instituto Nacional del Diabético, la zona aledaña cercana al San Felipe, como el Asilo de Ancianos y algunos espacios habilitados para Terapia Funcional en el Asilo Salvador Aguirre ubicado en el sector de la Villa Olímpica.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios