Expectativas económicas de los hogares hondureños son pesimistas: investigación del IIES-UNAH

El Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES), en colaboración de la Gerencia de Política Económica del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), publicaron el Índice de Confianza de Consumidor 2021, instrumento de gran importancia para comprender cómo las expectativas de los consumidores representan información vital para los análisis predictivos acerca de los cambios en los mercados, las condiciones macroeconómicas, la situación económica y las expectativas de las familias.

La información se recopiló en el marco de la IV Encuesta Económica Familiar Multipropósito de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) durante el tercer trimestre de 2021; se llevó a cabo de forma virtual a 18,939 hogares de estudiantes universitarios en 281 municipios.

Entre los principales resultados de indagación destacan que las expectativas económicas de los hogares hondureños se ubican en una posición pesimista motivada principalmente por la incertidumbre e inestabilidad política, deterioro de las condiciones socioeconómicas, procesos débiles de reactivación de la economía de los efectos de la pandemia, el aumento de la pobreza, entre otros. Según los resultados, el 56% de la población percibía en la fecha de aplicación del instrumento que el contexto económico será malo en los próximos 12 meses.

Estos datos son evidenciados por una tasa de desempleo alta, una recuperación económica desigual, cierre de Mipymes, aumento de la pobreza, poca eficiencia de la inversión social, sistema de salud débil y poca confianza en el sistema de justicia

El documento asegura que las organizaciones que gozan de menor confianza de las familias hondureñas son los partidos políticos, gobierno (anterior) y organismos electorales, la importancia de este hallazgo radica en que estas organizaciones inciden a través de políticas públicas, la estabilidad jurídica y ciudadana en la confianza del consumidor en Honduras.

El análisis considera que la confianza del consumidor en Honduras muestra niveles bajos ante el cambiante escenario político que genera un efecto volátil en la economía, sumado a los choques externos que condicionan el comportamiento macro y microeconómico de la nación.

“El año 2021, al constituirse en un año político, registra un nivel de incertidumbre en los sectores privados se incrementó, incidiendo en las decisiones de inversión, interrumpiendo temporalmente las mismas, hasta existir una mayor claridad en el panorama poselectoral y las nuevas disposiciones que el nuevo gobierno emita”, explicaron los expertos en el informe.

Finalmente señalaron que estos ejercicios se convierten en una plataforma para articular la academia con los distintos sectores de la sociedad, generando una masa crítica integral que aborde problemáticas complejas para la construcción de estrategias e insumos que fortalezcan las políticas públicas vigentes en beneficio de la población.

IR AL DOCUMENTO COMPLETO

 

Noticias relacionadas:

Comentarios