Experta mexicana en implantología expone sobre rehabilitación dental

Fotografía cortesía Samar Dental Group.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades bucodentales constituyen una importante carga para el sector de la salud de muchos países y afectan a las personas durante toda su vida, causando dolor, molestias, desfiguración e incluso la muerte; por ello la rehabilitación dental resulta muy útil, pero debe hacerse de manera funcional.

“A veces pensamos que al hacer restauración o rehabilitación dental debemos ver el diente de manera individual; pero debemos ver toda el área bucal y otros elementos y escoger la técnica que mejor funcione”, manifestó la doctora Imelda Patricia Pinzón, de México, en el Primer Congreso Virtual Multidisciplinario de Odontología, desarrollado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La doctora Pinzón, quien cuenta con vasta experiencia, presentó su ponencia “Rehabilitación de dientes con compromiso severo”, en la cual detalló que la rehabilitación avanza cada día más y así se tienen nuevas técnicas con múltiples ventajas.

Asimismo, la también docente de la Facultad de Odontología de la Universidad de Campeche en México, señaló que hay diferentes formas de hacer una restauración, entre las cuales se puede mencionar: inlay, endocorona, onlay, endoposte, overlay, corona o extracción.

Cada una de estas tiene una función específica y se debe utilizar de acuerdo con las necesidades del paciente. En particular, al referirse a la técnica endoposte, aseguró que “no todos los dientes con endodoncia deben tener un endoposte, ya que no hay confirmación que eso haga más fuerte el diente, además podemos contaminar la zona o causar una fisura”, indicó.

“Los postes dentales o endopostes han evolucionado a los postes de fibra de vidrio; y no es que sean malos los anteriores, sino que hay técnicas mejores”, afirmó.

Señaló que para hacer un diagnóstico se deben analizar los diferentes puntos y así realizar el mejor procedimiento. En este sentido el primer paso es ver la oclusión general (se debe ser minucioso, tomar en cuenta la edad y hábitos del paciente), además se debe valorar el remanente estructural (la estructura del diente).

Otro factor influyente son las fuerzas oclusales que tienen que ver con el género, la edad, y que en las mujeres entre 20 y 30 años alcanza el punto más fuerte la masticación, en tanto que en los hombres a partir de los 20 y a medida avanza la edad, se eleva la masticación.

El diagnóstico remanente estructural debe detectar las caries, identificar esmalte en la lesión y fijarse en la integridad cuspídea, se debe cuidar la unión entre una cúspide y otra.

Todo esto se engloba y es parte de la odontología adhesiva que ha revolucionado la práctica dental restaurativa durante los últimos 40 años. Estos materiales mejorados han hecho que las restauraciones sean más confiables y de larga duración.

Y según la evidencia científica, no hay diferencia significativa de adaptación marginal y resistencia a la fractura en dientes rehabilitados con endoposte y vitales, por otro lado.

Además, la odontología adhesiva sugiere técnicas de mínima invasión y adhesivas directas o indirectas en la rehabilitación del sector posterior.

La experta expresó que la rehabilitación parcial adhesiva puede hacerse con materiales como disilicato de litio (dureza, estética) y cerómetro (flexibilidad, mayor costo, mejor manipulación) pero la elección de uno u otro dependerá de la oclusión identificada: funcional (paciente ideal con buen pronóstico), disfuncional adaptada (paciente que presenta signos clínicos, pero no tiene síntomas) y disfuncional (paciente que llega con dolor y con desgaste severo).

Noticias relacionadas:

Comentarios