Experto del Ihcit explica relación entre la geología y deslizamientos y llama a la prevención

En cuanto a las recomendaciones a la ciudadanía y a los tomadores de decisiones, Rodríguez manifestó que los hondureños deben tomar precaución sobre dónde construir.

El ingeniero Manuel Rodríguez, coordinador de la Unidad de Geología y Geofísica del Instituto Hondureño de Ciencias de la Tierra (Ihcit) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), participó en Café Presencia, donde brindó un análisis desde la perspectiva en geología y geofísica sobre la situación que enfrenta Honduras después de Iota y la relación entre la geología y los deslizamientos.

Rodríguez ahondó en la relación entre la geología y el clima, dos líneas que demuestran que los sistemas de la tierra están de alguna forma entrelazados. Con el paso de miles o millones de años se puede señalar que la geología puede definir el clima, ya que desde el interior de la tierra se influye en las capas de la atmósfera. Por ejemplo, la actividad tectónica produce volcanes, mismos que emiten dióxido de carbono a la atmósfera y son capaces de cambiar el clima.

Hace unos 20 millones de años, cuando Norteamérica y Sur América estaban separados, existían flujos de corrientes oceánicas entre los océanos Atlántico y Pacífico. El comportamiento del mar era distinto, el agua caliente del ecuador que sube a los polos también seguía otra circulación. Con el paso de miles de años hasta la actualidad, Centroamérica y el Caribe son zonas de mayor actividad ciclónica en el mundo, propensos a fenómenos naturales.

Para Rodríguez, el clima define en gran escala la geología en los lugares, pero a largo plazo. Honduras experimenta grandes cantidades de lluvia al año; en su paso, las lluvias remueven materiales, fragmentos de roca, sedimentos que van a los ríos y se depositan en las zonas bajas cerca del mar. Después de millones de años aparecen rocas sedimentarias resultado de estos procesos. Es por el clima que se han obtenido el tipo de rocas volcánicas y sedimentarias en la región. Cabe destacar que el tipo de roca puede llegar a afectar las probabilidades de deslizamiento, la topografía o el tamaño de los ríos.

Características del subsuelo hondureño

Mediante la colaboración entre el Ihcit y entidades no gubernamentales se han realizado estudios en Tegucigalpa, con los cuales se ha descubierto que los mayores detonantes o causas de los deslizamientos son sitios donde existe contacto entre dos formaciones, por ejemplo, rocas sedimentarias con material de origen volcánico. Cuando el agua entra en medio de esas dos capas, se lubrica esa superficie y es más fácil para el material deslizarse.

“Eso es una característica geológica propia de nosotros y en muchas partes del territorio hondureño, ya estamos propensos a que si cae un poco de agua entre esas capas se va a dar un deslizamiento o un movimiento de masa. Y si a eso le agregamos que vienen tormentas que dejan muchas lluvias acumuladas en poco tiempo, tenemos la fórmula perfecta. Crecida de ríos, inundaciones, donde tenemos ciudades como San Pedro Sula, Lima, El Progreso o Choloma, que allí van a desembocar dos de los ríos más caudalosos del país, causa todo este proceso de inundaciones simplemente por la topografía en la zona”, explicó Rodríguez.

En el interior del país, en zonas altas, como en el occidente y centro también ocurren problemas de deslizamientos, influenciados por las formaciones geológicas y las cantidades de agua que se obtienen en un período corto de tiempo, como el paso de los huracanes.  

Medidas de Prevención

Para el experto, de cara a los fenómenos naturales que recientemente han impactado la región, es fundamental la prevención y que las personas conozcan que el país está expuesto a fenómenos naturales.

Rodríguez expresó temer que la población suele tener una memoria corta. En 2009 con el sismo en Roatán, donde hubo muchos daños y pérdidas millonarias, con el paso del tiempo se ha dejado de abordar el tema. En un futuro, si llegase a ocurrir otro evento de este tipo, puede que se descubra que se han cometido los mismos errores de construcción. En cuanto a los huracanes, que son períodos más cortos, con los modelos avanzados que existen en la actualidad desde inicios de la temporada o en el mes de abril se puede hacer un pronóstico para saber que ocurrirá en la zona, cuantos fenómenos y de que magnitud pueden llegar a impactar en la región. La información se tiene, pero lo importante son las acciones que se realizan en base a esa información.

En cuanto a las recomendaciones a la ciudadanía y a los tomadores de decisiones, Rodríguez manifestó que los hondureños deben tomar precaución sobre dónde construir, ya que existen muchos casos sonados de casas que se han derrumbado dónde los compradores no sabían en qué tipo de suelo se asentaban.  

“El que va a comprar un terreno debe hacer la tarea de averiguar un poco más. A nivel personal investigar un poco más. Ya institucional, las alcaldías reforzar más este tipo de unidades, muchas veces no se contratan especialistas, pero es porque no se da el valor que tiene. Si estuviéramos claros que todos los años tenemos pérdidas por inundaciones, deslizamientos, debería existir una unidad que sería lo más fuerte en el país de expertos, hidrólogos, geólogos, especialistas en deslizamientos, para que puedan tomar las decisiones. No basarse en decisiones políticas o conveniencia de otro tipo”, detalló.

Para Rodríguez en la parte de prevención como en unidades de carreteras, construcción o puentes se deben tener a los especialistas que revisen los estudios y entiendan la información. Aunque si bien es cierto que pueden llegar a ocurrir otros fenómenos de mayor magnitud por el cambio climático, se debe empezar a ejecutar acciones de prevención para evitar la pérdida humana.

Unidad de Geología y Geofísica del Ihcit

Desde la Unidad de Geología y Geofísica del Ihcit se ha trabajado en un proyecto con la cooperación japonesa JICA donde se realizó un mapeo de los sitios de deslizamientos en Tegucigalpa, proyecto que ahora está en una etapa de construcción de obras con la alcaldía para mitigar los efectos de los deslizamientos. Por otro lado, desde el Ihcit se han realizado visitas a Yamaranguila y San Juan Lempira donde una carretera estuvo cerrada por un flujo de lodo. Se hicieron evaluaciones y posteriormente recomendaciones.

La unidad sigue trabajando en temas sísmicos, ya que el istmo centroamericano está propenso a ellos y se debe estar alerta. Se ha trabajado en la instalación de una red sísmica mediante sismómetros en distintos centros regionales del país para la construcción de información en torno a la ubicación de sismo y posibles fallas geológicas que puedan activarse.

Conoce a Manuel Rodríguez

Manuel Rodríguez es licenciado en Física con Orientación en Geofísica e ingeniero eléctrico por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Cuenta con una maestría en Geofísica de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos. Es profesor titular III en el Departamento de Física de la Tierra e investigador asociado al Instituto Hondureño de Ciencias de la Tierra.

Sus líneas de investigación son en tectónica, sismología y geofísica aplicada. Es de mencionar que también cuenta con diversas publicaciones en revistas indexadas. Ha asesorado trabajos de seminario de investigación en la Licenciatura en Física, Tesis en las Maestrías en Física y en Recursos Hídricos.

Actualmente se desempeña como coordinador de la Unidad de Geología y Geofísica del Ihcit como jefe de la Unidad de Gestión de la Investigación de la Escuela de Física y miembro del Comité Editorial de la revista de la Escuela de Física.

Si quiere ver la entrevista en Café Presencia haga clic en el siguiente enlace: https://fb.watch/1U5rJXlQ5d/

Noticias relacionadas:

Comentarios