Experto sugiere instalación de la CICIH como síntoma de compromiso con la dignidad humana

Cada 10 de diciembre se conmemora el Dia Internacional de los Derechos Humanos, desde que en 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos; documento histórico en donde se proclama los derechos inalienables que corresponden a todas las personas como seres humanos, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión, política o de otra índole.

En el marco de esta evocación resulta apropiado preguntarse sobre el contexto actual de las libertades civiles en Honduras; en ese sentido, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) en un informe sobre este escenario señala que en Honduras existe una situación grave en materia de Derechos Humanos, asimismo en el documento se asegura que en el país existe una corrupción generalizada en concordancia con una impunidad estructural.

El órgano principal y autónoma de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en ese mismo documento señala que en Honduras existe un sistema que beneficia a ciertos sectores vinculados con el poder político, económico y empresarial y afecta de manera desproporcionada a aquellos grupos en situación de mayor vulnerabilidad.

La información también indica que en Honduras se ejecuta una justicia selectiva que actúa de manera tardía cuando se trata de violaciones a Derechos Humanos y procede favoreciendo en muchos casos a quienes están vinculados con poderes políticos y económicos.

Para el abogado y doctor en Derechos Humanos, Democracia, y Justicia Internacional Joaquín Mejía Rivera, los datos arrojados por dicho informe reflejan claramente que Honduras es un país en donde la situación de los derechos humanos es grave.

“73 años después de la Declaración Universal de los DD HH nos damos cuenta que esa declaración para muchos hondureños esta baseada de contenido y significado, todo debido a la crisis política que sobre todo desde el golpe de Estado hemos venido arrastrando y que ha convertido al país en un Estado de autocracia, como lo indica el informe Bertelsmann”, manifestó Rivera.

Asimismo un informe del Servicio de Investigaciones del Congreso de EE UU, revela que aunque se celebren elecciones en Honduras se práctica una autocracia electoral, “recordemos que una autocracia es un lugar en donde una persona controla todas las instituciones”, agregó el experto.

Estadísticas indican que en Honduras más del 70% de la población vive en pobreza, y más de la mitad vive en extrema pobreza, es decir que, esos ciudadanos no tiene acceso ni a los servicios más básicos, “estamos hablando de una violación sistemática de derechos económicos, sociales y culturales, como la salud, educación, empleo digno, vivienda digna, derecho al agua y ambiente sano”, detalló.

Por otro lado, se ha evidenciado también la violación al derecho a la libertad de expresión y la protesta social.

En el sentido de derechos justos, Mejía ejemplificó el caso de las y los defensores de Derechos Humanos que justamente hoy en el marco de la celebración la declaración universal, el Tribunal de Trujillo junto al Ministerio Publico está criminalizando y violando el debido proceso a 8 defensores del Rio Guapinol.

Recomendaciones

La situación de DD HH es tan grave en el país, que hay 14 sentencias contra el Estado de Honduras por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que tienen que ver con centros penitenciarios, acceso a la justicia, derecho a la vida, la consulta de los pueblos indígenas y garífunas.  

Según el experto para hablar de un verdadero cambio lo primero que se tenía que hacer era sacar del poder a la estructura criminal que gobernaba desde hace 12 años, por lo que el resultado de las ultimas elecciones genera un ambiente esperanzador.

“Los retos que tendrá el nuevo gobierno en materia de Derechos Humanos son grandes, sin embargo, se genera muchísima esperanza porque ahora lo que toca es construir un nuevo país, y será algo difícil pero con la participación de toda la ciudadanía y con un gobierno beligerante eso se puede lograr aunque sea poco a poco”, consideró el abogado.

Para Mejía se deben tomar tres medidas inmediatas para comenzar a construir una nueva nación y para que las nuevas autoridades envíen un mensaje contundente en su compromiso con la dignidad humana.

La primera acción seria iniciar inmediatamente negociaciones con las Naciones Unidas para la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad y la Corrupción.

En segundo lugar recomendó aplicar una amnistía general e indulto para todas aquellas personas defensoras de la tierra, el territorio y los DD HH que han sido criminalizados de manera injusta, como es el caso de los defensores del Rio Guapinol  o los presos políticos que salieron a defender la democracia en el marco del fraude  electoral.

La tercera recomendación tiene que ver con el establecimiento de una comisión de la verdad que revise y actualice el informe del Comisionado Nacional de los DD HH, sobre las desapariciones en los años 80`s.

“Esa comisión además deberá revisar y actualizar el informe de la Comisión de la Verdad durante el golpe de Estado, también examinar y renovar el informe de la oficina del alto comisionado en materia de violaciones a derechos humanos durante la crisis post electoral; para determinar dónde están esos responsables y si están aún trabajando con el Estado o si están recibiendo pensiones del mismo que sean suspendido inmediatamente”, aconsejó.

Según el master en Estudios Avanzados en Derechos Humanos, las últimas dos medidas no necesitan ser aprobadas por el Congreso Nacional, pero si se ponen en la mesa seria un mensaje claro del compromiso del nuevo gobierno con los Derechos Humanos.  

Noticias relacionadas:

Comentarios