Exponen sobre la cronología del COVID-19 en el 2020

En el marco del V Encuentro Bienal Centroamericano y del Caribe de Investigación y Posgrados, el hondureño Miguel Alejandro López Rivera expuso sobre la cronología de la pandemia en Honduras en el 2020 y cómo dieron inicio los protocolos de Centros de Aislamiento Temporal (CAT) y los de aislamiento familiar por el COVID-19, una investigación desarrollada por varios colaboradores.

“El manejo de la pandemia en Honduras ha sido deficiente, considerando la precariedad del sistema de salud, la pandemia desnudó todas estas debilidades, obligando al gobierno a fortalecerlo en medio de la emergencia”, expreso Miguel López, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. 

Asimismo dijo que para entender la cronología de la pandemia había que tomar un punto de partida desde que se reportaron los primeros casos en Honduras, los cuales tuvieron lugar el 11 de marzo del año 2020, a los 4 días de estos primeros reportes el Sistema de Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) brindaba los primeros protocolos de bioseguridad indicando Alerta Roja Nacional y al día siguiente se procedió al cierre de los negocios, situación que afectó la economía del país.

El 21 de marzo se declaró toque de queda absoluto y este mismo mes los casos de muerte por COVID-19 empezaron, para principios de abril el número de contagios sobrepasó los 200 y fueron a la alza, el 1 de mayo se reportaron los primeros 112 recuperados, sin embargo, se amplió el toque de queda absoluto y para el 7 de julio la capacidad hospitalaria alcanzó el 121%, seguidamente de estos acontecimientos se presentaron los desastres naturales Eta y Iota, en donde las medidas de seguridad se dejaron a un lado para dar prioridad a la situación de albergues y damnificados por los huracanes, lo cual causó un descontrol en el número de contagios.

Para ese entonces Sinager ideó un plan de emergencia de reactivación de la economía, donde se iban abriendo los negocios gradualmente para los cuales dividieron el país en: 3 Regiones rurales, 2 Regiones semirrurales y 3 Regiones urbanas con las que supuestamente se empezaría a operar.

Este plan gradual de reactivación de la economía consistía en apertura de los sectores esenciales en su fase 1 para principios marzo de 2020, en la fase 2: Infraestructura, vivienda, restaurantes con servicio a domicilio o por ventanilla, manufactura, electrónica y tiendas por departamento, para finales de marzo en la fase 3: Manufactura textil, BPOs bajo regímenes especiales, mercados especializados y Mipymes.

Para la fase 4, desarrollada en la primera quincena de junio, se abrió el transporte público, distribuidoras de vehículos, industrias no alimentarias y autorrepuestos, y para la fase 5 en la segunda semana de junio: centros comerciales, tiendas por departamentos, comercio de calle y servicios personales y para la fase 6: finalmente las dependencias del Gobierno.

Según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), los sectores más afectados fueron el comercio, hoteles y restaurantes, transporte y almacenamiento, en lo que coinciden también con las cifras del Banco Central, quienes aseguran que los hoteles y restaurantes fueron los que sufrieron un mayor impacto con 41%.

La situación del país era grave, por ello se idearon los Centros de Aislamiento Temporal (CAT) para el COVID-19 en donde se trataban los casos sospechosos o probables de sintomatología del COVID-19 referente a migrantes retornados, contactos con pacientes confirmados, personas en riesgo social y personas retornadas, esto también se hacía con sospechosos con sintomatología y con pacientes confirmados que no tenían condiciones de aislamiento domiciliario o no respetaban el acta de compromiso, estos CAT posteriormente pasaron a convertirse en triajes que funcionan para hacer una discriminación del estado de gravedad de los pacientes.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios