Exrectora Julieta Castellanos se jubila de la UNAH

Castellanos fue considerada por la revista Forbes como una de las 50 mujeres más poderosas de Centroamérica y por la revista Foreign Policy como uno de los 100 pensadores más influyentes del mundo.

Al buscar el nombre de la exrectora Julieta Castellanos en Google se desprenden 2 millones 190 mil resultados, esos datos son el reflejo de su marcada influencia como académica y como una de las mujeres más beligerantes de la sociedad hondureña, marcando una época en el país a tal grado que el Departamento de Estado de los Estados Unidos en 2013 le concedió el "Premio Internacional a Mujeres con Coraje", otorgado por el secretario de Estado y la Primera Dama de los EE UU a aquellas mujeres alrededor del mundo que han mostrado coraje excepcional y liderazgo en defensa de los derechos.

Castellanos asumió la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras entre 2009 y 2017. Desde su posición, puso en marcha la Cuarta Reforma Universitaria, impulsando y posesionando a la UNAH como la primera opción de estudios de educación superior, cuando en años anteriores diversas voces influyentes pedían su cierre.

De la misma manera impulsó el Plan Maestro de la UNAH más ambicioso de las últimas décadas en cuanto a la construcción de edificios para aulas y espacios administrativos en todos los campus diseminados a nivel nacional.

Bajo su liderazgo se mejoró el índice de excelencia académica de los estudiantes universitarios, se apostó por el desarrollo de la investigación científica, se abrieron nuevas ofertas académicas, hitos que ubicaron a la Máxima Casa de Estudios en mejores puestos en los rankings de universidades.

Hoy, como todo funcionario de la Máxima Casa de Estudios, ejerció su derecho a la jubilación tras varios años de relación con la Alma Máter como catedrática, gremialista y rectora entre 2009 hasta 2017.

En la actualidad, Castellanos fungía como directora del Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS), cargo que deja a partir del 31 de mayo de 2021, según indica su carta abierta.

“Siempre valoraré un honor, un privilegio y gran responsabilidad ejercer la docencia universitaria. La responsabilidad, compromiso, lealtad e integridad con los que me he desempeñado son los principios que me enseñaron en mi familia”, destacó.

Resaltó que los valores de universidad pública, universidad autónoma, universidad laica y rectora de la educación superior son principios que aprendió en el Alma Máter, principios que defendió como correspondía y que defenderá en cada espacio donde corresponda.

“Me retiro de la UNAH con enorme gratitud por la oportunidad excepcional que he tenido; satisfecha y orgullosa del camino recorrido; consiente que todo lo hecho estos años nunca será suficiente para devolver a esta noble institución todo lo que hace por Honduras y por quienes hemos tenido la oportunidad de transitar por sus aulas y de asumir tareas y responsabilidades para su propio desarrollo y fortalecimiento”, manifestó la académica.

Castellanos agradeció a todos con quienes compartió sus años de sueños, retos y logros, despidiéndose con la frase “Universitaria siempre”.

Noticias relacionadas:

Comentarios