EZEQUIEL PADILLA AYESTAS, IN MEMORIAM

Por Paúl Martínez. Fototeca Nacional Universitaria

El pasado mes de octubre se realizó en Ciudad Universitaria el conversatorio-homenaje a Evaristo López Rojas, en el mismo se presentó el libro que nuestra Universidad dedicará a este destacado fotógrafo documental y ahora Director de la Editorial Universitaria. Previo a este evento, en este espacio de Presencia Universitaria, se han publicado distintos extractos de los textos que aparecieron en el libro que describen la vida y obra de Evaristo, y en esta ocasión quisiéramos citar las palabras que conformaron su Epílogo y que fueron dedicadas a otro destacado hondureño que dejo un legado trascendental en la historia del arte plástico hondureño, nos referimos a Ezequiel Padilla Ayestas (1944-2015). Este día que se conmemoran dos años de su partida, quisiéramos compartir estas palabras que describen la estrecha relación de amistad y proyectos realizados entre estos dos destacados actores de primera fila en la vida artística y cultural de nuestro país: Evaristo López Rojas y Ezequiel Padilla Ayestas.

UNAH EPAyestas0002

Ezequiel Padilla Ayestas. La casa de Rafael Alberti. 1997. Acrílico sobre lienzo. 160 x 158 cm. Fotografía en película reversible en color formato 120 mm por Evaristo López Rojas. 1997. Colección plástica UNAH.

Epílogo

La mañana del sábado 21 de noviembre del año 2015 el cielo de Tegucigalpa se cubrió de nubes oscuras presagiando un día gris para la ciudad Capital y para la historia del arte hondureño, Ezequiel Padilla Ayestas fallecía esa mañana gris, apenas tres días antes de inaugurar la que sería su última exhibición artística: “El sueño americano”.

Ezequiel Padilla Ayestas y Evaristo López Rojas mantuvieron una estrecha amistad a lo largo de casi medio siglo, compartieron proyectos, libros y sueños, la fotografía de la página siguiente es el primer retrato que Evaristo le haría, y de eso ya pasaron 41 años. Pero no se limitó esta amistad a la fotografía en sí, para los años 80', con nuestro país arrastrado a conflictos políticos ajenos a nuestros intereses, estos dos modernos quijotes crearon afiches que a través del trazo enérgico de Ezequiel buscaban educar sobre este y otros temas que abatían -y abaten todavía- a nuestro Nación. También Evaristo le haría dos libros homenajes a la obra de Ezequiel, tema tratado en dos de los artículos de la presente publicación, le imprimiría catálogos y afiches de sus exposiciones, así como postales o volantes, material que ahora se convierte en testimonio de su quehacer artístico ante la partida del pintor.

 UNAH EvaLopezOscarAcosta01

Evaristo López Rojas. 1990. Retrato de Ezequiel Padilla y Oscar Acosta. Película negativa en blanco y negro formato 135 mm. Fondo Documental de Fotografía Retratos de una época. Fototeca Nacional.

Una completa colección en fotografía también crearía Evaristo de la obra del artista, negativos en película a color y en blanco y negro, en película reversible en color, en formatos 120 y 135 mm, gran parte de la extensa producción plástica de Ezequiel Padilla registró fotográficamente Evaristo López Rojas, material que ahora que el artista ha partido se convierten en valiosos testimonios históricos del arte nacional, y que refuerzan también el valor trascendental que tiene la fotografía documental como herramienta de investigación o como fuente documental de primera mano para construir -en este caso-, la historia del arte hondureño y la vida y obra de uno de sus más grandes exponentes: Ezequiel Padilla Ayestas.

En sus obras ha quedado registrado todo lo que como sociedad desearíamos ocultar: la explotación, la intervención extranjera, la triste historia de la contrarevolución nicaragüense en nuestro suelo, el transporte colectivo, los tiburones almorzándose a las sardinas, los pobres, los inmigrantes, los muros, las fronteras y paremos de contar. Ezequiel Padilla ha partido, es cierto, su cuerpo físico ya no caminará más por este mundo, pero su legado dejado a través de su obra perdurará, su visión de Honduras y del mundo seguirá con nosotros.

UNAH EPAyestas0126

Ezequiel Padilla Ayestas. El bar. 1981. Acrílico sobre lienzo.100 x 80 cm. Fotografía reversible en color 120 mm por Evaristo López Rojas. 1992. Colección plástica UNAH.

Estas líneas se han escrito en pleno proceso de impresión de este libro, y aunque el mismo es un homenaje a Evaristo López Rojas, para quien lea sus páginas, encontrará que la imagen de Ezequiel y su obra aparecen a todo lo ancho y largo del libro, primero por la amistad personal que les unía y segundo por la importancia capital que juega su obra plástica en la historia del arte nacional, importancia que quedará grabada para la eternidad en sus cuadros, pero que también quedará grabada por siempre en el registro fotográfico que de ellos hizo por más de cuatro décadas Evaristo López Rojas.

Tegucigalpa, M.D.C. 22 de noviembre 2015, día del natalicio del prócer José Cecilio del Valle.

Tomado del libro “Evaristo López Rojas, Retratos de una época”, publicado por la Vicerrectoría Académica y la Fototeca Nacional de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

UNAH EPAyestas0499

Ezequiel Padilla Ayestas. Centroamérica en la década de los 80. 1981. 160 x 60 cm. Detalle. Fotografía digital en formato 135 mm por Paúl Martínez. 2017.

UNAH EPAyestas0429

Ezequiel Padilla Ayestas.  Sin título. 1987. Acrílico sobre lienzo. 100 x 58 cm. Detalle. Fotografía en formato digital 135 mm por Paúl Martínez. 2017.

UNAH EPAyestas0548

Ezequiel Padilla Ayestas. Díptico. Caín y Abel. 2004. Acrílico sobre lienzo. Detalle. Fotografía digital en formato 135 mm por Paúl Martínez. 2017.

Noticias relacionadas:

Comentarios