Faces realizó foro sobre la historia de la aviación en Honduras: ascenso y caída de una aerolínea bandera

En el marco de la conmemoración del Bicentenario, la Facultad de Ciencias Espaciales (Faces), de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), realizó un foro de discusión sobre la “Historia de la aviación en Honduras: ascenso y caída de una aerolínea bandera”, en donde cuatro expertos en el tema analizaron el panorama nacional.

El capitán Jurgen Hesse Joya, miembro de la junta directiva del Museo del Aire Hondureño; Esther Sosa Portillo, gerente de mercadeo y ventas de la aerolínea Sosa; Ernesto España, jefe del departamento del programa de Seguridad Operacional del Estado (SSP) de la Agencia Hondureña del Aeronáutica Civil; Peter Fleming, director en jefe de la División Aeropuertos Grupo EMCO- Munich que tiene la concesión de Palmerola y Toncontín, además del ingeniero Iván Vladimir Betancourt, profesor universitario del Departamento de Ciencias Aeronáuticas disertaron sobre el tema y su problemática actual.

Durante la disertación, los expertos dieron a conocer que el primer intento de creación de una aerolínea en Honduras fue en 1922, en la ciudad de Puerto Cortés, cuando la señora Blanca de Lefebvre, en sociedad con Francisco Ruiz, compraron una aeronave (Hidroavión, que amarizaba en el agua) marca Curtis modelo MF, este avión inició el servicio de trasporte de pasajeros entre las ciudades de Puerto Cortés, Tela y el Lago de Yojoa.

“Fue una operación efímera, ya que duró muy poco, pero sí fue muy importante porque fue el primer intento por crear una línea aérea en nuestro país y fue de las primeras iniciativas que se dieron alrededor del mundo”, comentó Jurgen Hesse.

Por su parte, Esther Sosa consideró que para tener una aerolínea bandera en el país, que pueda surcar cielos nacionales e internacionales, uno de los desafíos es “la inversión que el Gobierno puede hacer al ente que nos rige”.

“Una aerolínea bandera es una compañía de transporte que, al estar registrada localmente en un determinado Estado soberano, goza de derechos o privilegios preferenciales concedidos por el Gobierno para operaciones internacionales”, explicó.

El profesor universitario Iván Vladimir Betancourt recordó que durante muchos años la capacitación en Honduras en el campo de la aeronáutica fue muy limitada, “cuando entré a las aerolíneas nacionales empecé a ver la necesidad imperiosa de capacitar al personal sobre todo a nivel de educación superior, el adiestramiento se hacía en 2D, manera incorrecta para nuestra área de aprendizaje”, meditó.

Recordó que en la UNAH llevó algunos años conformar y echar a andar la Licenciatura en Operaciones Aeronáuticas y el Técnico Universitario en Operaciones de Vuelo, pero ambos programas, ahora únicos en el país, se han sumado para la capacitación exitosa de profesionales en el área.

“la Licenciatura en Operaciones Aeronáuticas está enfocada en la parte administrativa y operacional con componentes de ingeniería aeronáutica para conformar una licenciatura completa orientada en la parte aeroportuaria, operacional, aeronaves, operaciones y despacho de vuelo”, agregó. 

En el caso del Técnico Universitario en Operaciones de Vuelo, este está encaminado a operaciones de vuelo, “con un plus que no tiene ninguno de los programas que nosotros revisamos durante el benchmarking, que tiene que ver con en el análisis de pistas y formas de aeronaves”, explicó. 

Ir a foro completo 

Noticias relacionadas:

Comentarios