Facultad de Ingeniería desarrolla conferencia sobre la historia de Ciudad Universitaria

Imagen de archivo.

Como parte de las actividades conmemorativas del Bicentenario de Independencia de Honduras y Centroamérica, la Facultad de Ingeniería desarrolló este lunes 27 de septiembre la conferencia Ciudad Universitaria: Espacios físicos de la UNAH (1950-2021), a cargo del historiador Moisés Mayorquín.

A través de dicho espacio, el expositor indicó que la universidad y la Iglesia Católica fueron las primeras instituciones fundadas en América durante el régimen colonial y el proceso de conquista de los diferentes territorios, por ende, con la llegada de la independencia, hubo una reconfiguración que cambió su propósito, pasando de crear súbditos para el rey y feligreses para la iglesia, a formadores de ciudadanos comprometidos con las naciones que comenzaban a surgir.

Al respecto, detalló que en el marco del 50 aniversario del principal campus de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) realizó una investigación en torno a la construcción y remodelación de las diferentes edificaciones que la conforman, sin olvidar los primeros espacios en los que la institución ha funcionado desde sus inicios hasta la actualidad.

“La Universidad se fundó en 1847 en torno a la figura de un personaje católico, el padre José Trinidad Reyes, en espacios católicos como el Convento de San Francisco, utilizado originalmente por la religiosidad, pero ya para 1856 era insuficiente y el entonces rector Hipólito Matute realizó gestiones para trasladar a la entonces Universidad Central de Honduras hacia el Convento La Merced que era más amplio y ofrecía un mejor futuro académico, sin embargo, debido a las restauraciones que necesitaba, se pudo comenzar a utilizar hasta 1869 y 100 años después pasó a Ciudad Universitaria que constituye la base de los demás espacios a nivel nacional”, expuso.

Etapas de desarrollo

El pasante de la Maestría en Historia Social y Cultural en la UNAH detalló que el plan de desarrollo inicial de la Alma Máter tanto en Tegucigalpa como en el Valle de Sula y el Litoral Atlántico, sus primeros campus, se contemplaba hasta 1972, regido por las políticas públicas y sin ninguna inversión en infraestructura, pero con el surgimiento de la Escuela Nueva y en concordancia con los avances pedagógicos de esta, se comienza a exigir el cumplimiento de requerimientos mínimos para el proceso de enseñanza-aprendizaje, incluyendo las instalaciones.

Tal es el caso del proyecto de reforma de la Universidad Central de Honduras de 1931, encaminado a lograr la autonomía universitaria, en el cual los integrantes de la recién creada Federación de Estudiantes Universitarios de Honduras (FEUH), plantearon la deficiencia de materiales, bibliotecas, museos, laboratorios y hasta de locales apropiados para clases.

“Se estudia química sin laboratorios, física sin gabinete, anatomía sin anfiteatro, etc… construyendo lo anterior habremos puesto la primera piedra de la estructura moderna que será la universidad del porvenir”, cita la descripción de dicha comisión.

En ese sentido, el encargado del archivo de la Secretaría General señaló que la adquisición de terrenos para construir sus propios edificios y poder unificar la enseñanza comenzó en la década de 1950, entre ellos unos situados en Ciudad Mateo y en la Aldea Suyapa, procurando la obtención de los mejores dentro de los parámetros de expansión de Tegucigalpa.

Según consta en el acta Número 91 del 24 de enero de 1962 del fondo de actas del Consejo Universitario y claustro pleno del Archivo General de la UNAH, en 1962 legalizó la compra de un terreno de 100 manzanas a las señoritas Zúñiga, en los márgenes de la carretera a Suyapa, para la edificación de Ciudad Universitaria, tomando como base su área, topografía, accesibilidad, facilidades de servicios públicos, facilidades de transporte, paisajes y vecindad.

Los trámites administrativos y legales para la construcción iniciaron dos años después con la licitación para la elaboración de planos, adjudicada al arquitecto Rafael R. Merriam y en 1965 la adjudicación de la construcción del edificio de laboratorios Número 1 de Química y Farmacia (E1). La edificación de Auditorio Central en 1966 estuvo a cargo de la Compañía Vicente Williams y el edificio de aulas de la Facultad de Ciencias Sociales (A1) lo construyó la Empresa Edificios Modernos.

“Originalmente Ciudad Universitaria iba a ser concebida como un espacio dedicado al desarrollo de las actividades de la recién creada súper estructura académica del Centro Universitario de Estudios Generales (CUEG) y que después de finalizadas sus actividades con este, los estudiantes pasarían a las facultades que estaban en los diferentes espacios situados en toda Tegucigalpa, sin embargo se benefició más la idea de construir una Ciudad Universitaria en donde se concentrara a todas las facultades y carreras”, dijo Mayorquín.

Datos

  • Entre 1847 y 1957 la ahora UNAH graduó 1,445 profesionales, de los cuales 39 fueron mujeres.
  • De 1957 a 1978 el número de graduados ascendió a 2,979, incluyendo 600 mujeres, evidenciado la necesidad de crear nuevas carreras.
  • La Facultad de Ingeniería funcionó en un edificio de la calle Real de Comayagüela.
  • Las facultades de Ciencias Médicas, Odontología y Química y Farmacia funcionaron en lo que hoy es el centro de Arte y Cultura (CAC).
  • La primera piedra para la construcción de Ciudad Universitaria fue colocada el 30 de junio de 1965, durante la administración del rector Arturo Quesada.

La grabación de la conferencia está disponible en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/unahoficial/videos/1243409142801019.

Noticias relacionadas:

Comentarios