Falck, especialista en Desarrollo Social, expuso sobre desarrollo rural y equidad de género

Foto cortesía: Raleigh International.

En el marco de la Semana de Economía Agrícola, realizada por el Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (UNAH-CURLA), situado en la ciudad de La Ceiba, Atlántida; la máster Olga Patricia Falck, especialista en Desarrollo Social, expuso sobre el desarrollo de la economía rural y la equidad de género.

Falck comenzó contextualizando que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se organiza alrededor de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que están estrechamente interconectados entre sí. Estos se materializan en metas, las cuales deben manifestarse en su mayoría (78%) en los territorios rurales. Y de hecho todos los ODS deben incorporar la perspectiva de género.

Durante su presentación citó datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que indica que “Sin desarrollo rural no hay desarrollo sostenible. Existe una relación virtuosa entre desarrollo rural y desarrollo agrícola para alcanzar las metas establecidas para los ODS".

La académica refirió que, “lo rural ha dejado de ser considerado como un espacio de deficiencias y pobrezas y ha comenzado a comprenderse como un espacio de oportunidades para transformar los sistemas alimentarios y energéticos y promover los servicios ecosistémicos, la conservación de la biodiversidad, el combate contra el cambio climático y el manejo sostenible de los recursos naturales como la tierra y el agua.

Por otro lado, el objetivo 5 de los ODS contempla la igualdad de género, que busca poner fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres y niñas, y no es solo un derecho humano básico, sino que además es crucial para conseguir un mundo pacifico, próspero y sostenible. Se ha demostrado una y otra vez que empoderar a las mujeres y niñas tiene un efecto multiplicador y ayuda a promover el crecimiento económico y el desarrollo a nivel mundial.

Cifras de país indican que solo el 12% de las unidades productivas tienen como propietaria a una mujer. Además, un 52% de la población es del sexo femenino; sin embargo, eso no se refleja en la escogencia de las autoridades y los datos nacionales manifiestan que, aunque las mujeres (especialmente en el agro) alcancen iguales o mayores niveles de escolaridad que los hombres, aún prevalece la discriminación cultural.

“Sin embargo, las mujeres aún sufren discriminación cultural, ya que la sociedad ha desvalorizado el trabajo femenino, y la mujer solo debe asumir el trabajo reproductivo (hijos), productivo (si producen productos) y el cuidado del hogar”, sostuvo la máster Falck.

Con relación a las necesidades prácticas en favor de las mujeres, “comparten con la familia y se dirigen a modificar la situación o calidad de vida de las mujeres a partir de sus requerimientos inmediatos en un contexto específico y con frecuencia con relación a su rol reproductivo (acceso al agua, servicios sanitarios, etc.); son de corto plazo y su satisfacción no altera los roles y las relaciones tradicionales entre hombres y mujeres, es decir no altera su posición (estatus) en la sociedad”, afirmó la experta.

Las condiciones de vida de Mujeres Rurales en Honduras señalan un contexto rural marcado por desigualdad, exclusión y extendida pobreza (64%) y extrema pobreza (27.5%). En tanto que el crecimiento de los hogares rurales con jefatura femenina refuerzan la pobreza y desventajas de género con un 26%. La carencia de la tierra asume un 86% en mujeres y 65% en hombres, tierra reducida y posesión individual de parcela de tierra (86% en mujeres y 30% en hombres).

La fuerza laboral femenina de las mujeres pobres rurales está dividida en un 69% comercio y servicios, en la industria o actividades manufactureras, un 45% y el de agricultura 12%.

15 de octubre: Día Internacional de las Mujeres Rurales

Cabe mencionar que hoy 15 de octubre se conmemora el Día Internacional de las Mujeres Rurales, decretado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el objetivo de reconocer a la mujer rural, incluida la mujer indígena, su contribución en el desarrollo rural y agrícola, la erradicación de la pobreza y la mejora en la seguridad alimentaria. 

En el Día Internacional de las Mujeres Rurales, ONU Mujeres hace un llamado a la acción para respaldar a las mujeres y niñas rurales y fomentar sus capacidades a fin de que puedan responder ante el cambio climático mediante la producción agrícola, la seguridad alimentaria y la gestión de los recursos naturales. 

Según la ONU, las mujeres rurales, una cuarta parte de la población mundial, trabajan como agricultoras, asalariadas y empresarias. Y menos del 20% de los propietarios de tierras en todo el mundo son mujeres. En las zonas rurales, la brecha salarial de género llega al 40%.

Hoja de vida de la expositora

La experta Olga Patricia Giomar Falck Reyes cuenta con 40 años de experiencia en asesoría técnica y financiera y docencia en universidades, organismos de cooperación y financiamiento internacional e instituciones públicas. Posee una Licenciatura en Economía (UNAH) y una Maestría en Administración de Empresas con Concentración en Negocios Internacionales (Universidad Virtual - Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey - Universidad Tecnológica Centroamericana).

Y en los últimos cinco años se ha desempeñado como especialista senior en Desarrollo Social de la División de Género y Diversidad del Banco Interamericano de Desarrollo, promoviendo el mejor conocimiento del sector y de las mejores prácticas con los prestatarios y clientes en todas las actividades apoyadas por el banco (operaciones financieras y no financieras).

Noticias relacionadas:

Comentarios