Falta de trabajo formal provoca pobreza arriba del 50% en mujeres del M.D.C indica investigación de la UNAH

Los investigadores señalaron que producto de la crisis económica provocada por la pandemia estos porcentajes son más adversos.

La Maestría en Demografía y Desarrollo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) presentó  la investigación “Empleo informal femenino en el Municipio del Distrito Central, 2017, artículo publicado en el volumen N° 10 de la Revista DEMOMUJER donde expone que el 54.4% de las mujeres se encontraban en condiciones de pobreza ante el déficit de trabajo formal, condiciones que se agudizaron en el 2020 producto de la pandemia.

El equipo investigador fue integrado por Marysabel Zelaya, coordinadora de la Maestría en Demografía y Desarrollo y los docentes investigadores  Héctor Figueroa y María del Carmen Torres.

En el planteamiento del problema, los investigadores detallaron que la informalidad adopta modalidades en el contexto de la globalización, el neoliberalismo, la migración transfronteriza y la migración del campo a la ciudad, donde los trabajadores informales no cuentan con contratos de empleo, seguros, prestaciones laborales, protección social o representación.

En cuanto a la participación de la mujer, expone que existe la segregación basada en el sexo, esa situación provoca que las mujeres se concentren en los empleos de menor calidad, irregulares e informales.

Datos

La investigación indica que en el 2017, la Población Económicamente Activa (PEA) femenina en el M.D.C fue de 245,566, de las cuales el 72.7% está ocupadas en las actividades de la economía informal, esto representa a  siete de cada 10 mujeres.

En cuanto a las horas de trabajo promedio a la semana  de mujeres en la economía informal, el estudio encontró que las trabajadoras no remuneradas trabajan 25 horas a la semana, las que trabajan por cuenta propia acumulan 31 horas, las empleadas domésticas laboran 50 horas, las empleadas privadas trabajan 41 horas y solo las mujeres que laboran en el sector público informal acumulan las 36 horas que indica la ley.

Por otra parte, la PEA ocupada femenina en economía informal según nivel de pobreza en el año 2017,  el 45.6% se encontraba en el rango de no pobres mientras que el 35% estaba en pobreza relativa y el 19.4% en pobreza extrema.

En lo que corresponde al ingreso promedio mensual por trabajo según el nivel educativo, la investigación detalla que las mujeres que se encuentran laborando en la economía informal sin ningún nivel educativo devengan 3,068 lempiras con educación primaria devengaban 3,396 lempiras, con nivel secundario recibían  5,104 lempiras y con nivel superior arriba de los 13,870 lempiras, ingresos “precarios que no alcanza a cubrir la canasta básica de alimentos”, recalcó la investigadora Carmen Torres.

En cuanto al ingreso promedio de las mujeres en la economía informal según categoría, ocupación e ingreso promedio mensual por trabajo en el año 2017, en el sector público devengaba 15,612 lempiras, mientras que en el sector privado recibía 7,716 lempiras,  como empleada doméstica las mujeres recibían un pago de 3,380 lempiras y las que trabajaban por cuenta propia (negocio) obtenía ingresos de 4,430 al mes.

Para el 2017, el índice de Gini fue de 0.690 lo que refleja una desigualdad en la distribución del ingreso donde más del 50% de las mujeres ocupadas en condición de informalidad se encontraba en condiciones de pobreza.

Ante estos datos negativos, los investigadores recomiendan la creación de políticas empresariales que fomenten empresas sostenibles lo que comprende el apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, al emprendimiento  y a normativas bien diseñadas, transparentes y adecuadamente difundidas que faciliten la transición a la economía formal y una competencia real.

Desde la perspectiva de los derechos de las trabajadoras de la economía informal, el documento sugiere el fomento a la creación de empleo digno y mejoras en las condiciones laborales, así como, desarrollar mecanismos de protección social como el derecho a la salud, pensión, prestaciones y jubilaciones y facilitar la formalización de actividades entre otras.

Impresiones

Decana Martha Lorena Suazo, en su participación como máxima autoridad de la Facultad de Ciencias Sociales dijo que el trabajo informal femenino no tiene ninguna protección ni seguro, por esta razón,  la Maestría en Demografía y Desarrollo busca construir proyectos de políticas públicas y generación de proyectos mediante sus investigaciones,

“El estudio muestra la realidad precaria del empleo femenino en el M.D.C nos hace reflexionar sobre el desafío que representa la creación de iniciativas locales prácticas que combinen la creación de empleo, protección social y los derechos en el trabajo y la representación que aseguren la igualdad de género y permitan la contribución de los trabajadores de la economía informal”, indicó Suazo.

La funcionaria expuso que las mujeres pobres se encuentran en espacios de la economía informal  con ingresos precarios, horarios extendidos, expuestas a las vicisitudes, riesgos e inseguridades, se expone a riesgos ambientales producto de los sitios de trabajo insalubres y sin condiciones, no existe normativa que las proteja y que respete sus derechos humanos.

Por su parte, Marysabel Zelaya, coordinadora de la Maestría en Demografía y Desarrollo aseguró que el objetivo de publicar estas investigaciones es visibilizar temáticas centradas en el papel que desempeñan las mujeres en la dinámica demográfica y el desarrollo social  económico de Honduras.

En Conclusión, Zelaya dijo que “El empleo informal no solo es aquel que se da en las calles también se da desde la empresa pública y del Estado mismo y se ha incrementado en los últimos años”.

La presentación de la investigación está disponible en este link: https://www.facebook.com/cienciassociales.unah.edu.hn/videos/306464921107573

Noticias relacionadas:

Comentarios