Falta de voluntad política suma 3,500 millones de dólares en pérdidas de la ENEE

Las pérdidas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), período 2003-2020, suman 3,500 millones de dólares, cantidad que pudo financiar cinco proyectos hidroeléctricos como El Cajón, nuevas redes hospitalarias y escuelas, además de atacar de forma frontal la pobreza, afirma el experto en economía y energía, Mario Zelaya.

Durante el conversatorio virtual "Sobre el Contrato ENEE-EEH", organizado por el Instituto de Investigación en Energía (IIE), Zelaya junto con tres expertos abordaron la lamentable situación de la estatal energética, así como los posibles escenarios que se avizoran con el contrato de la Empresa Energía Honduras (EEH).

Desde el 2016, expertos de distintas instituciones, incluyendo al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), advirtieron lo que hoy es una realidad entre la ENEE y EEH, que están llevando al Estado hondureño a un proceso de demanda con un costo para la población de 15,000 millones de lempiras, siendo el escenario más próximo.

Los otros dos escenarios que Zelaya visualiza, por un lado, la intervención como lo más beneficioso para el país o, en el marco de las elecciones de noviembre, "un político se convierta en un amigable componedor, por lo que arreglará el asunto y se volverá héroe nacional", indicó.

Pérdidas

Por su parte, Christian Cálix, gerente general de Corporación Tecnológica de Ingenierías Integradas (CTII), explicó que en el negocio de la electricidad siempre habrá pérdidas, en empresas de distribución saludables las pérdidas técnicas pueden ser de hasta un 10% y las pérdidas no técnicas hasta de un 5%, sin embargo, en Honduras las pérdidas han ascendido al 37%, siendo por mucho, el país centroamericano con mayor porcentaje de pérdidas.

"Estamos hablando que las pérdidas no técnicas podrían estar alrededor de un 27%, esto implica ineficiencias administrativas, anomalías en los equipos y fraudes, es decir robo de energía", señaló Cálix.

En ese sentido, indicó que 200 mil clientes de la ENEE están siendo promediados mensualmente y alrededor de 100 mil tienen reporte de consumo en cero, "lo que significa que la factura les llega en cero y no que no han consumido energía", aclaró.

El ingeniero señaló que el 92% de los clientes de la estatal de energía son residenciales, sin embargo, son los comercios e industrias los que consumen más energía y justamente en estos sectores donde, los expertos creen que, se está generando mayor robo de energía. “Si inicialmente nos enfocamos en estas industrias grandes, podríamos tener una recuperación de pérdidas mucho más veloz, el problema es que aquí podríamos meternos con intereses económicos", expresó.

Cálix se respalda en esfuerzos pasados, que evidencian una disminución de pérdidas; como ocurrió a finales de los 90's e inicios del siglo XXI, donde bajaron de 28 a 18%, y entre el 2007 y 2009, pasaron de 26% a 19%, porcentaje que debería aproximarse en la actualidad, según lo estipulado en el contrato con EEH.

“Se contrató a una empresa, en teoría con todos los elementos, conocimientos y experiencia necesarios para lograr en siete años una reducción considerable en pérdidas eléctricas de la distribuidora, lo cual no ha ocurrido”, lamentó el experto, destacando que, los dos casos antes descritos, la ENEE logró reducir pérdidas sin empresas subcontratadas, únicamente con métodos tradicionales y tecnología.

Objetivo político

Para el economista y expresidente del Banco Central de Honduras, Hugo Noé Pino, la naturaleza de la intervención que tiene el gobierno, en el marco del contrato con EEH, genera suspicacia; pues cuestiona que cinco años después de haberse firmado el contrato, “se den cuenta” que estas pérdidas ya no pueden seguir, a pesar de que las mismas se reportan después del segundo año de haber suscrito el documento.

“A mí no me queda ninguna duda, por la serie de acontecimientos que se han dado, de que esto tiene un objetivo político; el desastre financiero y operativo de la ENEE se quiere cargar sobre la EEH, que sin duda ha tenido grandes deficiencias en el manejo de la responsabilidad asignada, pero no se nos está diciendo toda la historia del problema”, aseguró Pino.

Coincidiendo con el ingeniero Zelaya, Pino considera que en un año electoral, el tema energético tiene peso; se están buscando culpables y el escenario verosímil es una demanda contra el Estado hondureño. “La realidad es que tenemos casi 8 años de un gobierno que ha fracasado completamente en la administración de la ENEE y en la política energética en general”, lamentó.

Para el economista y sociólogo Julio Raudales, los grandes problemas de la estatal energética que han provocado la situación actual, tienen que ver con la inestabilidad política. Aseguró que no hay una política energética definida, "lo que existe es una política que responde a intereses de grupos poderosos en el país", además de la incompetencia de los funcionarios encargados, la corrupción y el dolo en las contrataciones.

Finalmente, los expertos aseguran que se puede hacer las cosas bien si se deja de lado la politiquería y se trabaja en una verdadera política energética y, de hecho, la academia, a través de sus investigadores y expertos, ha planteado interesantes propuestas para abordar la problemática, sin embargo, los funcionarios han hecho caso omiso a las mismas.




Noticias relacionadas:

Comentarios