Foreduh traza camino para el sistema educativo de los próximos 10 años

La propuesta abarca el período 2021-2030

De manera reciente, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) junto a la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), La Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec) y la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) lanzaron la iniciativa Foreduh (Fortalecimiento Educativo por Honduras), proyecto encaminado a definir la ruta de la reactivación de la educación, misma que en los últimos años ha tenido avances, estancamientos y retrocesos.

La iniciativa parte de que la educación en Honduras continúa experimentando serias dificultades para mostrar un desempeño acorde a las expectativas de los hondureños y de la comunidad internacional. La historia muestra que, a pesar de diversas iniciativas realizadas en diferentes tiempos y gobiernos, el avance del sistema educativo es muy limitado y la discontinuidad de las buenas prácticas ha provocado estancamientos o retrocesos importantes.

Esta situación ha sido más evidente con el efecto inmediato que ha tenido la pandemia COVID-19. Los procesos educativos se han visto interrumpidos para una porción muy significativa de la población estudiantil y la poca capacidad de reacción del sistema para adaptarse a las circunstancias de manera coordinada y efectiva demostró con mayor claridad los retos que enfrenta el sector.

Expone que de acuerdo con información del Observatorio Universitario de la Educación Nacional e Internacional (Oudeni) de la UPNFM, previo a la pandemia, el sistema educativo presentaba indicadores bajos tanto en la cobertura como en el nivel de los aprendizajes, con 900 mil menores fuera del sistema y niveles de aprendizajes esperados por debajo del 60% en español y del 30% en matemáticas.

El Oudeni indica que para el inicio del confinamiento debido a la pandemia, solo el 45% de los docentes del área urbana y el 29% de los docentes del área rural mencionó tener comunicación con la mayoría de sus estudiantes. Estos datos tienen concordancia con los datos del acceso a herramientas tecnológicas de comunicación y estudio, ya que solo el 25.8% de la población urbana y 4.5% de la población rural tienen acceso a computadora, mientras que solo el 39.4% de toda la población tiene acceso a internet, con 92.1% que accede desde teléfono celular y solamente un 28.3% utiliza el internet para estudiar o hacer tareas.

Esta situación que afecta prácticamente a todo el sistema educativo y especialmente a las zonas rurales, requiere revisar y reestructurar la planificación para el corto, mediano y largo plazo, de manera que se pueda responder a las necesidades inmediatas y proyectar e implementar la transformación del sistema educativo con enfoque en las metas de país y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Situación de sector Educación                                                                                                                        

Foreduh remarca que con el propósito de dinamizar y transformar el accionar y el desempeño del sistema educativo rectorado por la Secretaría de Estado en el Despacho de Educación, en la última década se han aprobado e implementado leyes trascendentales como la Ley de Fortalecimiento a la Educación Pública y la Participación Comunitaria a partir del año 2011 y la Ley Fundamental de Educación a partir del año 2012. Sin embargo, el sistema educativo hondureño continúa transitando en caminos de avances, estancamientos y retrocesos que ponen en relieve las dificultades que el mismo ha enfrentado para transformarse en un sector que facilite el desarrollo sostenible de Honduras.

Los datos de matrícula del Sistema de Administración de Centros Educativos (SACE) indican que la matrícula ha disminuido considerablemente en los últimos años.  En el año 2018 se registraron 2,018,266 educandos matriculados, cifra que cayó a 1,676,006 educandos en el año 2021, significando una reducción de 17% en cuatro años. La tendencia muestra que además de los efectos de la pandemia de COVID-19, ya existía una situación de disminución paulatina de la matrícula que se agudizó con el cierre de los centros educativos debido a la pandemia.

Exclusión

Según datos de la Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples (EPHPM) realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en el año 2019, el 37.2% de los niños, niñas y jóvenes de entre 3 y 17 años no asistían a ningún centro de enseñanza y la exclusión era mayor en la zona rural con un 43.4% mientras que la zona urbana registró un 31.1%. Los grupos por edad más marginados son los niños de 3 a 5 años con un 64.5% y los jóvenes de 15 a 17 años con un 64.3% de exclusión.

 En términos de género, los hombres tuvieron mayor inasistencia con un 38.8% y en el caso de las mujeres el porcentaje de exclusión fue 35.6%. Estas cifras se han visto agravadas con el efecto de la pandemia ya que la falta de recursos económicos que es la causa principal del lado familiar para la exclusión escolar, se ha convertido en un factor con mayor peso desde el confinamiento decretado en marzo de 2020 por la COVID-19, lo que unido a la obligatoria transición hacia la educación virtual y el reducido acceso a dispositivos tecnológicos y conectividad, ha provocado que una alta proporción de niños, niñas y jóvenes en edad escolar queden fuera de la posibilidad de recibir los servicios educativos para su formación.

Desigualdad y brecha digital

La EPHPM 2019 muestra que solo el 16.5% de los hogares a nivel nacional tiene acceso a computadora y la brecha entre la zona urbana y la zona rural es extrema, con un 25.8% de acceso a computadora para la población de la zona urbana y un 4.5% para la población de la zona rural.

De igual manera, el acceso a internet es sumamente limitado ya que la proporción de personas que indican haber tenido acceso a internet es 39.4% a nivel nacional, con un 54.8% para la población de la zona urbana y un 20.4% para la zona rural, teniendo como agravante el hecho de que la proporción del uso para estudiar o hacer tareas no llega ni al 30% (28.3%) a nivel nacional y es tan solo 16.5% en la zona urbana y 4.6% en la zona rural.

Tomando en cuenta que según la EPHPM 2019, el 50.5% (1,422,628 niños, niñas y jóvenes) de la población en edad escolar es de la zonas urbanas y el 49.5% (1,395,043 niños, niñas y jóvenes) es de zonas rurales, los datos muestran claramente que si consideramos las proporciones del acceso a internet, con la educación virtual solo el 37.8% de la población en edad escolar tiene la posibilidad de participar en procesos educativos, con lo cual se excluye el 62.8% de la población, es decir 1,753,482 niños, niñas y jóvenes.

Según los datos presentados por Foreduh, el impacto negativo para las zonas rurales es más profundo, ya que solo el 20.4% de la población en edad escolar tiene posibilidad de acceder a la educación virtual, mientras que para la zonas urbanas la proporción alcanza el 54.8%. Estas cifras muestran una realidad muy compleja porque evidencian que alrededor de dos millones de niños, niñas y jóvenes en edad escolar están siendo excluidos de los servicios educativos que se están impartiendo durante la pandemia.

 

Propuesta

La iniciativa liderada por la UNAH, UPNFM, Unitec y ASJ busca poner fin a los problemas estructurales arrastrados por décadas más las circunstancias provocadas por los efectos de la pandemia COVID-19 que requieren la atención ineludible e inmediata de los actores de la sociedad hondureña hacia el sistema educativo. Con ese propósito, en este apartado se describe una priorización de acciones estratégicas para el período 2021-2030.

La propuesta que cuenta con 3 áreas estratégicas, 15 componentes, 13 programas, 18 proyectos y 52 líneas de acción, entre las que figuran los aspectos relevantes y coincidentes de todos los documentos revisados y las contribuciones de los actores entrevistados. A continuación, se muestra y se describe la matriz de priorización del sector educación.

Áreas estratégicas

La primer área estratégica va encaminada al acceso inclusivo al sistema educativo, cuyo objetivo específico es establecer las condiciones necesarias para la reapertura escolar y brindar servicios educativos asequibles en todos los niveles educativos; para lograrlo, Foreduh definió una serie de componentes, programas, proyectos y líneas de acción con su respectivo renglón presupuestario y su período de realización.

De la misma manera, la segunda área estratégica se enmarca en el aseguramiento de aprendizajes pertinentes, relevantes y eficaces, con lo cual se espera desarrollar las capacidades del sistema educativo para transformar el currículo, la docencia y la cultura de evaluación en recursos promotores de cambio y mejora continua en el proceso de aseguramiento de los aprendizajes.

Mediante la tercera área estratégica de la iniciativa: Institucionalidad, descentralización y democratización se busca fortalecer la institucionalidad del sector educación con base en la gestión para resultados enfocados en la efectividad y la eficiencia.

Todo lo anterior se enmarca en un plan de acción 2021 hasta el 2030, no obstante, la situación actual del sistema educativo requiere que se realicen acciones inmediatas orientadas a la reactivación del sistema educativo. En ese sentido, se plantean cuatro temas trascendentales que deberían ser abordados de manera urgente como el retorno escolar gradual y acceso a la tecnología/conectividad, recuperar aprendizajes y mejorar rendimientos, rehabilitación de la infraestructura escolar y gestión presupuestaria, así como planificar el presupuesto para los próximos 10 años en función de necesidades reales e indicadores medibles.

Descargue la propuesta aquí: https://foreduh.hn/transicion/

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios