GOLPE DE ESTADO EN VENEZUELA

Febrero de 2002. Los periódicos hondureños comentan en contra del presidente venezolano Hugo Chávez, éste es uno de los preludios del primer golpe de estado del siglo XXI en latinoamérica.

Un columnista escribía en un diario local “Chávez no entiende que los venezolanos no quieren una revolución, ni a un presidente pelotero, ni a un charlatán de feria, ni enfrentarse a los vecinos colombianos respaldando a las narcoguerrillas comunistas, ni irritar a Washintong, ni armar una verbena bolivariana antiimperialista por medio continente, ni quieren ejercer la caridad con el menesteroso Castro”.

Casi dos meses después, el 11 de abril, Venezuela era noticia internacional, Pedro Carmona se autoproclamaba presidente ante una supuesta renuncia de Chávez.

 ¿Qué pasó el 11 de abril de 2002?

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) y la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), representadas por Pedro Carmona y Carlos Ortega, venían organizando una serie de paros empresariales como medida de oposición a las leyes firmadas por el gobierno. Entre éstas estaban la “Ley Orgánica de Hidrocarburos”, “Ley de Pesca”, “Ley Especial de Asociaciones Cooperativas” y “Ley de Tierras y Desarrollo Agrario”, última de mayor polémica ya que el gobierno obligaba a los propietarios a demostrar la titularidad de sus tierras; en ese momento el 95% de los terratenientes venezolanos no contaban con títulos de propiedad firmes.

Las grandes corporaciones de comunicación venezolanas, latinoaméricanas y estadounidenses apoyarían las acciones empresariales y prolongarían un cerco mediático antichavista desde comienzos de 2002.

Fedecámaras y la CTV anunciaron una huelga general en abril mientras las televisoras nacionales desovedecían la ordenanza de las cadenas nacionales y transmitían su propia programación. Miles de venezolanos salieron a las calles en apoyo al gobierno y otros en apoyo al empresariado, quienes desviaron a sus simpatizantes para encontrarse con la otra parte. La presión mediática internacional se masificó ante los disturbios provocados.

Para la madrugada del 12 de abril, algunos altos mandos militares anunciaban una supuesta renuncia del presidente Hugo Chávez, el cual fue detenido y trasladado a un fuerte en el sur de Caracas, Pedro Carmona se autoproclamó Presidente Provincial de la República de Venezuela. En un día disolvió los demás poderes del Estado, removió de sus cargos a los jefes de poder y cuerpo diplomático, derogó las leyes anteriormente firmadas y promulgó una nueva constitución.

Chávez vuelve al poder

Durante tres días, millones de venezolanos salieron a las calles a protestar por el golpe de estado, el primero del siglo XXI. Gobernantes de otros países a fines con el proceso bolivariano rechazaron al presidente de facto y militares leales a Chávez montaron una contraofensiva.

En la madrugada del 14 de abril, Hugo Chávez retomó la presidencia de la República y desarticuló la operación. Las acciones del 11 de abril fueron consideradas un “Golpe Mediático”. Por otra parte, la oposición argumentó que lo sucedido fue a causa de un “Vacío de poder”, provocado por la supuesta renuncia del Presidente.

Pedro Carmona fue puesto en arresto domiciliario, de donde escapó para refugiarse en la embajada de Colombia, país que luego le otorgó asilo político. Hasta la fecha, sigue siendo un fuerte opositor, no solo del chavismo, también de los demás procesos latinoamericanos afines con el llamado Socialismo del siglo XXI. En 2009 fue acusado de participar en el Golpe de Estado en Honduras.

Carlos Ortega prosiguió su lucha frente a la oposición, en 2005 fue arrestado y condenado a 16 años de prisión, sentencia que no cumplió ya que escapó en 2006. Actualmente goza de asilo político en Perú.

Chávez siguió impulsando el Referendum constituyente aprobado por más del 80% del voto popular, gobernó hasta el 5 de marzo de 2013, día de su muerte. Grandes politólogos lo señalan como un fenómeno político del siglo.

Lejos de las diferencias ideológicas, lo que ocurrió en días como hoy, pero de 2002, es una muestra del poder y la influencia del que gozan los medios de comunicación en el mundo.

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios